personal autonomy essays pay to write academic essay on founding fathers pay to write government essays pay to write u.s. history and government letter museum exhibit designer resume my favorite tv show essay objective of this research paper objective for a resume for a retail job
portada del disco Las Reglas del Juego

Descartada la opción de Belter para la edición del siguiente trabajo descontentos de cómo tramitó su LP de debut "Miedo" (Belter, 1982), P.V.P. contó con la ayuda de Raúl Marcos, no sólo en la productor musical sino también para ponerlo en la calle. Para ello puso en marcha el sello 21 Records.

Portada algo anodina, simplemente un par de dados en un fondo gris marmol en el que las letras en dorado se adivinan con dificultad. Pero no conviene dejarse llevar por las primeras impresiones. De hecho basta ver las fotos del interior, con la banda en una imagen a lo The Lords of the New Chuch y edificios como en ruina para hacerse una idea más próxima al nuevo sonido desplegado por los madrileños.

Y es que, en el fondo, si ya apuntaban algunos destellos oscuros en su disco de debut, en esta nueva entrega parecen trabajar esta opción de manera convincente. Con maneras propias de afterpunk británico, lo cierto es que se adivinan las querencias por las propuestas más densas de The Cure en "Acaso lo sabías", a Killing Joke en algunos detalles de "La raza canibal" o "¿Quién soy yo?" (con ese punto de introspección que parecen dar con las líneas de bajo y guitarra), incluso a los mismos Alphaville, en una vertiente más vigorosa y menos contemplativa en "Espectros".

Disco caracterizado por su buen sonido y en el que logran atrapar con sus momentos serpenteantes de "La raza canibal" o las percusiones como a la contra de "Espectros".

Abren con el tema que da título al disco, en el que combinan con acierto voz y coros, que tiene un tono de oscuridad bien logrado y con gran cantidad de detalles para conseguir un tema complejo y bien elaborado.

Esa oscuridad de los paisajes de mutantes y apocalipsis ("Entre las ruinas"), los coros épicos y tenebrosos de "Acaso lo sabias", muy rica en detalles o la agresividad a gritos en esa pelea entre religión y poder por un lado contra la ciencia en el otro ("A Galileo"). Utilizan percusiones para imponer un ritmo galopante que se detiene para poder desarrollar un cuerpo central oscuro y denso, en el que caben punteos de guitarra clásica.

Vale incluso el instrumental "4 J's" que parecen dedicarse a ellos mismos, y que resulta elegante y sofisticado con atmósferas orgánicas, no las más oscuras precisamente.

Letras elaboradas y densas que tan pronto tratan de esas cuestiones medievales como de la naturaleza del hombre como bestia de sí mismo.

P.V.P. atraviesan por entonces un momento más que atractivo, quedesafortunadamente no siguieron en pos de una aparente comercialidad sugerida por las compañías con las que fueron firmando.

Compartir

1 2

Otros Discos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies propias para facilitar tu navegación y una atención personalizada gracias a la información estadística que obtenemos tras analizar hábitos de navegación. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí

ACEPTAR
Aviso de cookies