portada del disco Las Cosas Claras

Por alguna razón, Javier Benavente nunca se sintió satisfecho con este mini-LP (uno de los extraños formatos de la época). Evidentemente, ninguno de los cinco temas está a la altura compositiva de "Muñeca", anteriormente aparecida en single.

No obstante, los restantes cinco cortes no carecen de mérito y atractivo. "El rey" rezuma chulería y jactancia en la voz de Javier con intervenciones de un piano de reminiscencias jazzísticas entre un bosque de guitarras. El tema que le da título viene señalado por un ritmo machacón y unas guitarras filtradas que suenan realmente muy bien. Su estribillo queda resuelto con el apoyo de coros fonéticos y el énfasis de los platos de la batería y, en general, merece la pena oírlo más de una vez. "Paciencia" es un tema de ritmo frenético en la guitarra de acompañamiento, el bajo y la batería sostenido por un riff y con unos coros prácticamente iguales que en "Las cosas claras". Quizá los arreglos y el tratamiento de la voz sean claramente mejorables.

Los dos temas restantes guardan una cierta tendencia al griterío de proclamas por parte del cantante sobre fondos rítmicos un tanto confusos y ausencia casi total de diferencia entre planos melódicos y acompañamientos.

Compartir

Otros Discos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies propias para facilitar tu navegación y una atención personalizada gracias a la información estadística que obtenemos tras analizar hábitos de navegación. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí

ACEPTAR
Aviso de cookies