Warning: Parameter 1 to wp_default_scripts() expected to be a reference, value given in /home/lafonote/public_html/wp-includes/plugin.php on line 601
LaFonoteca, Disco: La Paz Está en las Matemáticas
portada del disco La Paz Está en las Matemáticas

Está claro que para su tercer disco, El Hombre Burbuja, y su compositor, Julio de la Rosa o Jul, han madurado pero continúa la búsqueda de la experimentación. Alcanzan en esta tercera entrega, “La Paz Está en las Matemáticas” (Everlasting / RFTOS, 2002), una línea estilística mucho más homogénea, consiguiendo un resultado mucho más unitario que con el anterior disco. En una primera escucha ya se advierte que es un trabajo más reflexivo y más pensado, tanto por la abundancia de medios tiempos, en los que se le percibe a De la Rosa mucho más cómodo, seguro y relajado. De hecho, en las dos primeras (y estupendas) “Solo una parte” y “T.O.C”  el tono enérgico de sus dos primeros elepés desaparece y sorprendentemente eligen la primera como single.

Un disco producido por el propio Jul en Jerez, menos recargado en lo que a producción y arreglos se refiere, pero también en el que impera una cierta penumbra, con apenas rayos de luz emocionales. Eso sí, siguen los pequeños apuntes electrónicos como en “Pingüinos y koalas” o ese advenimiento del punk funk que es “El mundo en números”, pero no es la tónica general como en el caso de “Nadando a Crol” (Everlasting / RFTOS, 2000). La gran parte de las canciones, en apariencia simples, están más meditadas de lo que parece. Ahí tenemos la genial “Mejor fuera”, con un sonido mucho más cercano a lo que hará Julio de la Rosa en solitario, de la misma forma que encontramos la redonda “Así que ves fantasmas", que también podía haber formado parte de “M.O.S” (Recordings From the Other Side, 2004), el debut del jerezano. También están las canciones en las que las estructuras pop desaparecen como en la intensa y desgarradora “Siempre hay algo más” o la más relajada “Aloha Dai”. Éstas coexisten en paz con temas más obvios como “Actividad” o “Rapport”, de los que afortunadamente no abusan.

Cierra el disco “El mundo en mapas”, una revisión de “El mundo en números” que aparecía al principio del disco, transformándola en un medio tiempo.

De lo más reseñable es  la alternancia entre un sonido claustrofóbico y otro más sosegado, pero en el que sin duda obtienen una canciones más interesantes en comparación con los dos discos anteriores. La enorme capacidad de su líder en sonar y ser diferente, en explorarse como compositor, encuentra en este último disco su punto culminante.

Compartir

Otros Discos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies propias para facilitar tu navegación y una atención personalizada gracias a la información estadística que obtenemos tras analizar hábitos de navegación. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí

ACEPTAR
Aviso de cookies