portada del disco La Noche Eterna. Los Días no Vividos

Love of Lesbian son uno de los grupos nacionales que más han crecido en los últimos años, han dado más de doscientos cincuenta conciertos en los últimos tres años, siendo uno de los principales reclamos en gran cantidad de festivales.

Tras el éxito cosechado con "1999" (Music Bus, 2009) nos entregan su continuación, un disco conceptual en doble CD que consta de dos partes. La primera nos cuenta todo lo que puedes llegar a vivir durante la noche, la otra, todo lo que dejas de hacer por vivir la noche. Pequeñas historias que transcurren entre el ocaso y la madrugada. Seres anónimos y noctámbulos que mezclan realidad y ficción y que se mueven entre la crudeza y el humor. Un disco inspirado en la realidad de una banda que en los últimos años ha vivido más sobre el escenario que fuera de él, que ha vivido más de noche que de día, como cantan La Fuga.

La idea de separar el disco en dos partes se va diluyendo en cuanto nos encontramos cortes que tanto podrían pertener a una como a otra; realmente la línea divisoria de ambos aspectos es muy delgada ya que estos están directamente relacionados.

Estamos ante un disco excesivo, que busca constantemente golpes de efecto, con unas letras más rebuscadas que en otras ocasiones; para muestra "Si tú me dices Ben, yo digo Affleck" (sic). Electropop ramplón con múltiples referencias que van desde el "Dancing Queen" de ABBA a David Bowie, totalmente prescindible.

En  la segunda parte de "La noche eterna" y en "Los seres únicos" presentan ese tono épico creciente marca de la casa, patrones más relajados que en otras entregas, con un mayor protagonismo de los teclados.

Con "Pizzigatos" y "667" tiran por la vertiente del humor y la falta de pretensiones. La segunda, salpicada de citas a Paul McCartney, John Galliano, geishas y unos langostinos, parece buscar en todo momento el "lolololololo" del público en un estadio cualquiera.

La solemnidad llega con "Nada", arreglos delicados que vuelven a protagonizar "Oniria e insomnia", uno de los mejores cortes del disco junto a "Belice" y "Clínicamente muertos". Canciones que ponen de manifiesto que a lo mejor no había material para meter dieciocho canciones, pero sí cortes suficientes para con una adecuada selección mejorar considerablemente el conjunto.

La segunda parte termina saturando -"Radio Himalaya"-, destacar  "El hambre invisible", "Wio, antenas y pijamas’ y "Los toros en la Wii (Fantástico)".

Un trabajo que no mejora los antecedentes en castellano de la banda, en el que, como decía, debería haberse cuidado más la selección de los temas.

Compartir

Otros Discos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies propias para facilitar tu navegación y una atención personalizada gracias a la información estadística que obtenemos tras analizar hábitos de navegación. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí

ACEPTAR
Aviso de cookies