portada del disco La Encrucijada

"La Encrucijada" (Polydor, 1984) representa un nuevo ajuste del estilo de Miguel Ríos, decantándose por canciones pop-rock y con cierto acabado adult-oriented. También pone la vista en los sonidos del la época, con profuso uso de sintetizadores, y como aporte más destacable, inicia su atracción por el rock hecho en Latinoamérica, como refrenda la presencia de diversas versiones, como una de las canciones más populares de Charly García, "Nos siguen pegando abajo" o "Santiago de Chile", original de Silvio Rodríguez. Inicia por esta época Miguel una serie de viajes por el subcontinente y contactos con diversos músicos del lugar que tendrán repercusión en su obra en diversas ocasiones.

Volviendo al álbum, nos encontramos con un disco de confección pulida, más comercial y menos arriesgado en sus propuestas. La calidad interpretativa de Miguel ha mejorado mucho y por ello sus canciones se centran en la voz como protagonista. La temática de las canciones sigue la pauta de sus últimos discos: temas urbanos, denuncia social y política, el mismo rock y algún tema de amor.

En su momento, la canción de más éxito fue "Todo a pulmón", balada firmada por el argentino Alejandro Lerner y publicada en su álbum homónimo del año anterior, y que de hecho está entre lo mejor de Miguel Ríos de aquella década. También a destacar otros temas como "El sonido de la ciudad", otro retrato rock urbano con músico callejero como protagonista, "La ruleta ruso-americana" y su escepticismo en los estertores de la Guerra Fría o las mencionadas versiones, que Miguel lleva a su terreno sin que pierdan su esencia, que en canciones como "Santiago de Chile" presentan ideas muy poderosas como para que se pierdan en el camino.

En términos generales puede definirse "La Encrucijada" como un disco más convencional y menos atrevido en el que se opta por la confección de canciones redondas que resulten protagonistas reales más allá de conceptos e ideas. Lo que se viene llamando formalidad. El problema de trabajos como este es que su sonido y temática queda demasiado relegados a una época y hoy suena ligeramente anticuado, lo que puede hacer que en cierta medida se resienta la concepción global del mismo.

Compartir

1 2 3 9

Otros Discos

Comentarios

foto del usuario hino
hino
3 marzo, 2012 at 14:36

Si por el disco siguiente entendemos el siguiente de estudio publicado, «El año del cometa» tengo que discrepar totalmente. Poco tiene que ver la línea que marca «La encrucijada» con «El año del cometa». Después de publicar «La encrucijada» Miguel se embarcó en su gira más ambiciosa «Rock en el ruedo», gira en la que se arruinó y marcó el final de los gloriosos 80.
Luego «El año del cometa» , año 1986, es el primer disco de un nuevo ciclo después de uno de los puntos de inflexión más fuertes en la carrera de este artista. Más de lo mismo con el programa de televisión que pertenece a un periodo claramente distinto. Rock en el ruedo fue el final de una época que empezó en «Los viejos rockeros nunca mueren», y «La encrucijada» pertenece a este periodo.
Cuando me refería a la dificultad de asimilación de este trabajo era precisamente a que una lectura superficial del mismo nos puede conducir al error de interpretarlo en clave «pop» o comercial por la utilización de unos arreglos distintos y mucho más elaborados en comparación a otros trabajos. Quietemos esta etiqueta al disco, descubramos más sopesadamente lo que hay dentro de él y encontraremos uno de sus mejores trabajos y del rock en español.

foto del usuario Andres Arevalo
Andres Arevalo
3 marzo, 2012 at 18:34

Claro que tiene que ver: tanto este como aquel forman parte de la llave que traslada a Miguel de una etapa a otra. A pesar de una diferencia de atmósfera/s, las líneas generales sí son las mismas; son caras de una misma moneda: AOR, producción laboriosa, temática general, etc. Con lo que, a su vez, marca diferencias con lo precedente. Lo que ocurre es que ud. ve el cambio de inflexión en «El Año del Cometa»; yo, tal como indico, lo veo en el siguiente, «Miguel Ríos». Y sobre lo de la asimilación, insisto: este disco no es difícil de asimilar. Todo en él está expresado con evidente claridad, por más áspero y rudo que sea.

foto del usuario hino
hino
3 marzo, 2012 at 19:30

Evidentemente toda su obra tiene un claro sentido de continuidad: Miguel Ríos.

Pero La encrucijada se grabó con el equipo habitual desde Rocanroll Bumerang, Extraños en el Escaparate, Rock de una noche de verano, mismo equipo de producción, mismos músicos trabajando de modo conjunto como si fueran un grupo, mismos compositores, etc. Cuando hacen La Encrucijada Miguel sigue en la cresta de la ola, e intenta seguir una línea de continuidad ofreciendo más calidad aún, tanto en el disco de estudio a nivel de producción y arreglos, como a nivel de gira con Rock en Ruedo.
Después de Rock en Ruedo viene un mazazo en forma de fracaso, fin de una época, cambio de relación entre artista y público, deja de ser un líder de masas, la percepción sociológica de él se transforma y comienza, a vertiginosa velocidad, su declive a nivel de popularidad y crítica.

Considero que estas circunstancias son más poderosas para establecer líneas de continuidad que la sencilla etiqueta AOR, las etiquetas pueden jugar malas pasadas a la hora de realizar el análisis del arte y sus manifestaciones sociológicas porque sirven para clasificar, pero para poco más.

Nuevo disco de estudio, El año del Cometa, nuevo equipo de producción con Tom Dowd, nuevos músicos, nuevos compositores, temas más tranquilos, más «maduros», y ahora sí, claramente comerciales que intentan buscar y/o conservar el público más maduro. Nuevas vestimentas en las que Miguel aparece con un claro cambio de imagen, incluso la presentación/portada del disco nada tiene que ver con el ciclo anterior, comienza un nuevo ciclo en que las portadas tendrán su careto fotografiado de protagonista frente a los dibujos/ilustraciones que desde Rocanroll Bumerang hasta La Encrucijada serán la presentación de sus obras.
Causalmente desde El Año del Cometa, pasando por el siguiente Miguel Ríos, Directo al corazón, etc. El cambio estilístico en todos los sentidos será evidente.
A todo lo anterior podemos añadir el claro declive a nivel compositivo que diferencian La Encrucijada de El Año del Cometa. Declive compositivo que exceptuando el disco Miguel ríos (que sólo tendrá continuidad en la bigband del 96), sigue latiendo en todas y cada una de las obras del autor hasta la publicación de 60mp3.

foto del usuario Andres Arevalo
Andres Arevalo
3 marzo, 2012 at 21:52

Todo eso son elementos cirunstaciales, no son el disco.

foto del usuario hino
hino
3 marzo, 2012 at 22:19

No todo lo que he señalado son elementos circunstanciales, hay elementos objetivos de ambos discos que también he reflejado. No obstante «yo soy yo y mis circunstancias», o «Cada hombre es fruto de su tiempo» decía Ortega y Gasset para referirse al peso específico que ejercen las circunstancias en el pensamiento y obra de los hombres.

No puede entenderse una obra de arte sin atender y comprender las circunstancias de la que es fruto, y más si lo que pretendemos es establecer periodos distintos en la trayectoria de un artista, que además posee una marcada impronta personal, que define su obra a golpe de proyectar lo que es, y lo que es en cada momento es inseparable de la circunstancia.

foto del usuario Andres Arevalo
Andres Arevalo
4 marzo, 2012 at 18:17

Las circunstancias se conocen y se entienden, pero no se valoran: se valora el disco.

foto del usuario hino
hino
4 marzo, 2012 at 18:32

Claro, por eso iniciamos esta conversación, porque no estamos de acuerdo en la valoración del disco.
Es curioso señalar también como en la gira de despedida Bye Bye Ríos el propio artista decidió introducir 4 canciones de este disco en el set. Si no me equivoco, más que de cualquier otro disco de estudio publicado. ¿Por qué será?

foto del usuario Fabio
Fabio
28 noviembre, 2012 at 11:10

Siguiendo con el debate con respecto este LP, yo estoy mucho más de acuerdo con Hino (amigo personal mío, por cierto), que con el autor de la reseña. Para mí, «La encrucijada» es un disco que recuerda al sonido de Van Halen, y un intento de Miguel Ríos por adaptarse a un cierto rock épico adaptado a los años 1980, autosuperarse a sí mismo sus trabajos anteriores, y posee una poderosa selección de canciones.

Este álbum es muy querido entre los fans de Miguel -ganó por goleada cuando se preguntó en su foro cuál era el disco de estudio favorito de sus seguidores-; y también es muy querido por el propio Miguel, que SIEMPRE lo cita cuando le preguntan por los que él considera sus mejores trabajos (además de incluir 4 de sus temas en su gira de despedida). Carlos Narea también ha dicho en alguna entrevista que ha sido el trabajo de su carrera que más le ha divertido producir.

Sea como fuere, también es cierto que el disco vendió la tercera parte de lo que había vendido el LP anterior; y que supuso el comienzo de un declive comercial, declive pero imparable, en la carrera de Miguel Ríos.

foto del usuario Andres Arevalo
Andres Arevalo
28 noviembre, 2012 at 20:35

Ya veo que es muy querido por los fans. Yo ya más de o que he dicho no puedo decir, sería repetirse.

foto del usuario MIGUEL PEREZ
MIGUEL PEREZ
26 enero, 2019 at 17:16

hola soy un aficionado quizás a la guitarra, pero de una cosa si estoy seguro es que nadie pero nadie ,ha sacado este tema en guitarra, para poder tocarla y cantarla a las notas que seguro son sencillas que uso. por favor podrían ser tan amables de sacarle LOS ACORDES. MUCHAS GRACIAS

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies propias para facilitar tu navegación y una atención personalizada gracias a la información estadística que obtenemos tras analizar hábitos de navegación. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí

ACEPTAR
Aviso de cookies