portada del disco La Amenaza Amarilla

El debut discográfico de Los Nikis plasma en vinilo parte del repertorio maquetero que alimentaba el incipiente cancionero de La Movida. La presentación viene en forma de La Amenaza Amarilla”, un minuto y veinticuatro segundos que mimetiza, de cabo a rabo, la plantilla de una canción ramone. Si la originalidad brilla por su ausencia en lo musical, la canción sí que ostenta una identidad propia en el apartado de la letra.

Sin variar apenas el rasgo estilístico, “Ernesto” es otra cosa. Un himno de primera instancia, el humor macabro de esta canción destila uno de los grandes factores del "Universo Niki". El tal Ernesto resulta ser un personaje que vive encerrado en su habitación, desde donde se dedica a tirar macetas a los viandantes. Con los cuatro acordes mínimos, la canción se hace hit en los coros de Beatriz (Los Negativos). Idiosincrasia bubblegum.

“Medicina Nuclear” narra una peripecia de ciencia ficción Serie Z. Arranca con una sintonía punk característica -los pistos de “Holidays in the Sun”- pero no tarda en calcar a los Ramones. Los Nikis sacan petróleo humorístico de la por entonces muy en boga cuestión nuclear.

El EP se cierra con “Negocios Sucios”, la más larga del lote (¡¡¡2:19!!!), a media pastilla. Una maravilla melódica, por modesta y minimal, que ni siquiera requiere estribillo. La letra, tópico arrebato contra los ejecutivos discográficos, es de Arturo, y carece del desparpajo chistoso con que firma Joaquín.

Como tarjeta de presentación, "La Amenaza Amarilla" (Tic Tac, 1981) sintetiza sólo una parte del mapa que Los Nikis amplificarían a lo largo de su carrera.

La sencillez interpretativa y de recursos no demandan más producción que el punk de andar por casa que explayarían en sucesivas entregas.

Compartir

1 2

Otros Discos

Add Comment Register



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *