portada del disco Justicia Cósmica

Están a salvo porque dicen que la batería de Pablo les mantendrá a base de baquetazos lejos de lo que en su momento Violeta y Fa componían para Juanita y los Feos. Aún así, pusieron los cinco sentidos en poner tierra de por medio con una parte de su historia que, por intensa y sobresaliente, no podía condicionarles en sus proyectos posteriores. Entienden además que Rata Negra es de esas empresas que merecen la pena, por las que hay que apostar y que merecen ser escuchadas. Con un par de trabajos a sus espaldas, y habiendo dejado claro todo ello, pueden relajarse y, como nos confiesan, dejarse llevar por lo que les sale cuando se sientan a crear más canciones.

Por todo ello, es por lo que quizás los detalles y arreglos que se escuchan en "El chico de las estrellas", bien pueden retrotraer a aquellos sonidos de tiempos pasados. Es cierto que los efectos espaciales para darle un punto interestelar lo sacan un poco de la oscuridad monocorde que realmente caracteriza la música del trío.

Las voces pueden llegar a ser sencillamente espectaculares. Ha sido de siempre ésta una baza segura y aquí no iba a ser menos. Las combinaciones y posibilidades que despliegan en "Nada va a permanecer dorado", otro de los momentos en los que se les nota más pop, emocionan; decir aquello de que tocan la fibra no basta para describirlo. En la grabación han optado en varias ocasiones por doblar la voz de Violeta, siendo la suya la que se oye en diferentes capas. Dicen que es la primera vez que recurren a ello en el estudio, que en directo realmente juegan con la de Fa para ello, pero que les ha resultado sencillamente más sencillo hacerlo así ahora, porque como nos cuenta la cantante, ella no tarda nada en meter voces.

Han trabajado con Paco Loco, en sus estudios en El Puerto de Santa María (Cádiz) en mayo de 2018, y como ya hicieran con su trabajo anterior, el "Oido Absoluto" (La Vida es un Mus / Beat Generation, 2017), se han puesto en manos de dos sellos de su confianza, Beat Generation y La Vida es un Mus, para la edición.

La lírica de Rata Negra, como la de Obediencia, por ejemplo, otro universo con el que me parece encontrar interconexiones, es el del vacío existencial. Sus historias versan de asesinos que disfrutan de un anonimato impune que les permite seleccionar la víctima y atacar. O de entidades monstruosas, que bien pudieran ser exclusivamente miedos interiores, que derriban defensas a base de venenos. Lluvia que cala los huesos, tormentas que dan paso a un sol brillante como fondo meteorológico de historias que son mentiras, con las que inventar para ocultar la verdad.

Probablemente por ello la portada es en este caso, no una foto del trío (que la hay, pero en la hoja interior) como en el anterior disco, sino una composición de Fa con un ciudadano satisfecho con su casa, su auto y la aparente estabilidad que todo ello conlleva. El desenlace, sin embargo, en la contraportada, en la que se comprueba que el objeto que aparece en la lejanía en el primer dibujo no es, sino una enorme roca que viene a acabar con todo ese refuerzo material que parece necesita el protagonista del dibujo para su felicidad. Ésa parece ser la justicia cósmica a la que se refieren en "Te elevas" (un tema con bajo punzante) la que "vendrá a ponerte en tu lugar" y que sirve para dar título al disco. Lo colorido del diseño (rojo para la portada y verde para la hoja interior) les sirve además para separarse del estricto blanco y negro del trabajo anterior y que les valió la etiqueta de "banda gótica" cuando se les presentaba en el extranjero.

La guitarra de Fa es el otro vértice (a unir a las ya mencionadas percusiones de Pablo y voz de Violeta) en el que se apuntala la consistencia de la música. Cubre un espectro amplio con ella, el que va desde el terciopelo de oscuro after-punk a opciones más hirientes, como las de "Encerrada", historia de claustrofobia dentro de la fosa. Y como además nos chiva Violeta, al guitarrista le encanta meter una y mil pistas con detalles de dicho instrumento.

Para  "Sombras" las líenas son más gruesas e intrigantes, como en una canción de Bauhaus.

Creo que se trata de un disco redondo. Uno más que añadir en su carrera.

Compartir

Otros Discos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies propias para facilitar tu navegación y una atención personalizada gracias a la información estadística que obtenemos tras analizar hábitos de navegación. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí

ACEPTAR
Aviso de cookies