portada del disco Ilegales

Como dicen en su canción "La fiesta", Ilegales se cuelan con este disco en el sarao del pop español de los primeros 80, presidido por el espíritu festivo, frívolo y un tanto cerrado en sí mismo de La Movida, llegando al mercado discográfico después de obtener éxitos locales. Se cuelan "sin estar invitados", claro, y comportándose como unos gamberros. Eso sí, para continuar con su clásico, más arreglados que nadie.

Llegaron The Police y nos impresionaron, nos dejaron tontos, podíamos hacer cosas más limpias y percutantes”.

Y es que pocos grupos de la época pueden presumir de contar con tan buenos músicos, con ese sonido de guitarras, contundente, rockero y, al mismo tiempo limpio, cuidado y perfectamente arropado por una gran sección rítmica, con unas letras muy trabajadas en su mayoría contando historias con sentido. O eso, o se dirigen directamente a tocar las narices de los "políticamente correctos". En todo caso, la guitarra de Jorge Martínez se basta y se sobra para mantener en pie un disco que, en sus canciones, es un tanto irregular, pasando de lo excepcional a lo prescindible, pero que consigue dar la sensación de ser un trabajo tremendamente consistente. De ahí que, aun siéndolo menos que discos posteriores de la banda, sea considerado su obra maestra y más emblemática. No sin razón, ya que si bien su siguiente entrega "Agotados de Esperar el Fin" (Epic, 1984) cuenta con mejores canciones, está perjudicada por un sonido muy endeble y una producción poco afortunada, y aunque "Todos Están Muertos" (Epic, 1985), tercer larga duración y que cierra la trilogía clásica e imprescindible de Ilegales, es superior en cuanto a sonido y empaque, si comparamos los discos canción por canción también sale perdiendo.

En "Ilegales", sin embargo, todo encaja, añadiendo otra ventaja: la que le da la originalidad y el factor sorpresa. El disco tiene auténticos himnos, como la canción que lo abre, "Tiempos nuevos, tiempos salvajes", con un sensacional riff de guitarra y una letra épica, callejera, sobre la supervivencia en la jungla urbana, donde no hay sitio para los débiles ni los acomodados. Cuenta también con canciones sobre el mundo de la delincuencia, la rabia de verse encerrado en una celda de "Delincuente habitual", y la alegría de salir de ella en "Me sueltan mañana", junto con la dosis de crítica ácida y corrosiva de las costumbres y relaciones sociales en la magnética "Yo soy quien espía los juegos de los niños", o la muy punk "Caramelos podridos".

Otras canciones muestran unas letras más intrascendentes, gamberradas o macarradas sin más, himnos para juergas nocturnas, como "Tengo un problema sexual","Hombre solitario", o el ska punk que se hizo tan famoso "Hola mamoncete", canciones todas ellas más flojas, pero efectivas.

Capítulo aparte merecen dos canciones. Por un lado, la excepcional balada "La casa del misterio", una de las mejores composiciones de Jorge Mártínez, si no la mejor, y por otro, la muy controvertida "¡Heil Hitler!", canción muy polémica en su momento, pero evidentemente concebida para meter el dedo en el ojo de unos cuantos y llamar la atención (objetivos ambos que cumplió con creces). Como más adelante declaraba su líder: "Eso era para molestar a los hippies. En su momento era una bomba el tema. Pero todo el mundo sabe que era de chiste".

En cualquier caso, "Ilegales" es uno de los mejores discos de rock en castellano que uno puede escuchar, con un sonido personal y original, y una actitud rockera, macarra, insolente, desafiante, que sería una de las señas de identidad del grupo durante toda su trayectoria y, posiblemente, una de las bases de su éxito.

El disco se agotó y fue reeditado por Epic en 1984.

Compartir

1 2

Otros Discos

Comentarios

foto del usuario L.S. Daniel
L.S. Daniel
3 agosto, 2010 at 14:51

Qué extraño. Escuchando “Hola mamoncete” me parece que tiene un riff muy melancólico, como que no va con la intención de la canción.

No sé, siempre me lo ha parecido. Además de una canción enorme. Como el disco.

foto del usuario Ivan Gascon
Ivan Gascon
30 enero, 2012 at 01:22

Marcó Epoca, sonido diferente y muy bien producido… las letras un poco bastante provocativas de orientacion nazi… lstima por ello.

foto del usuario ramon
ramon
22 octubre, 2017 at 19:19

quien es el de la portada del primer disco de los ilegales

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies propias para facilitar tu navegación y una atención personalizada gracias a la información estadística que obtenemos tras analizar hábitos de navegación. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí

ACEPTAR
Aviso de cookies