portada del disco I Will Pray

Conexión con “I will pray” van a seguir en la misma línea que en su primer single, pero esta vez van a frenar un tanto sus ímpetus rítmicos y van a comenzar a incluir un órgano y unos coros multitudinarios sacados de la mejor escuela del góspel parroquial. El papel de los tres instrumentos de viento es sensacional, los brevísimos solos de batería y órgano rompen lo justo la canción para que oyente y cantante puedan resollar y Danny va a cantar con voz de macho, que el soul casi siempre fue cosa de hombres de pelo en pecho. En total, un sensacional tema, de lo mejor que se había oído en la música española hasta aquel momento.

Por la cara B nos vamos a topar con una sorpresa, una versión del, ya a aquellas alturas, viejo hit de The Animals: “Don't let me be misunderstood” en la que Luis Cobos va a apuntar maneras de buen arreglista. Conexión era un grupo de partitura, con unos conocimientos musicales clásicos que suponían la verdadera trastienda de la actividad del grupo y Luis era el encargado de escribir esas partituras. Este sencillo supuso también la entrada, aún tímida, de Conexión en mercados europeos en los que posteriormente conseguiría algún éxito importante. En España fue el auténtico disco de presentación de la banda, en el sentido de que fue el primero que llegó a eso que llamamos gran público.

Compartir

1 2

Otros Discos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies propias para facilitar tu navegación y una atención personalizada gracias a la información estadística que obtenemos tras analizar hábitos de navegación. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí

ACEPTAR
Aviso de cookies