portada del disco Hoy Hace un Día Estupendo... Seguro que Viene Alguien y lo Jode

La primera grabación de La Gran Banda Mandinga fue este trabajo maquetero que dejaron preparado desde su local de ensayo entre febrero y marzo de 1999. Utilizaron para ello el cuatro pistas analógico de Txetxo, su guitarrista. De la cinta se editaron un millar de copias, que puso en circulación el sello Tagrawla de Carlos (A.S.C.O.).

Trece temas originales con sonido, efectivamente, propio de primera cinta, cuya presentación en directo además supuso el debut ante el público de la banda.Fue en el concierto que dieron en la sala Barremoto en Bajamar (Tenerife).

Además de evidenciar con sus canciones las irresistibles ganas del grupo por pasárselo bien, "Hoy Hace un Buen Día..." traía fuertes dosis de punk rock al galope con coros atropellados en los que colaboraban casi todos los componentes de la banda. Así sonaban, por ejemplo, en canciones como "Uno más", que parece seguir la estructura que instaurasen tiempo atrás las maneras de La Polla Records, o en el tema con el que arrancaban "U.N.A. bomber".

Todo se vuelve mucho más abrasivo cuando por ejemplo acometen canciones como en "Lewinsky" o "Borreguito plasta", donde todo se dispara y hacen incluso hueco incluso a riffs tomados prestados del "Smells like teen spirit" de Nirvana.

Asimismo le dan cancha al hardcore sinuoso y arisco. "Trepa" tiene  curvas, densidad y tono amenazantes que harán las delicias de muchos de los aficionados a estos palos. Sirve además para mostrar las capacidades del grupo para el tratamiento de guitarras poderosas en otros registros ligeramente distintos al del punk trotón arriba mencionado.

"Sube la persiana", probablemente uno de los temas más logrados, tiene las guitarras y el punto de melodía en sus estribillos coreados similares a las que tenían algunos momentos de Ataúd Vacante. Si se acepta, no ya la comparación, pero sí la analogía, cabría entonces hablar quizás de un cierto punto tinerfeño en este tipo de

El estilo definitivo de los mandinga estaba todavía entonces por asentarse. Terminarían más adelante por fijar un cantante y dejar de repartirse el micro entre tres, dependiendo del proceso de composición de los temas. Pero sobre todo, y a base de progresivos refuerzos y ampliaciones de la sección de viento, se decantarían principalmente por el ska que, por otro lado, ya sugerían en canciones como "Macho man" o "Huele a pota". Este tipo de conexiones no son nuevas para Txetxo, que ya vivió una etapa skatalítica con Conemrad.

Poco amigos de las concesiones territoriales, dan buena cuenta de ámbitos como España o Europa en "Apestando con lo nuestro", que empieza con aires folclóricos.

En definitiva, un buen trabajo de presentación con las posibles deficiencias de calidad de sonido y excesiva dispersidad propios de los momentos de comienzo de un grupo.

Compartir

Otros Discos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies propias para facilitar tu navegación y una atención personalizada gracias a la información estadística que obtenemos tras analizar hábitos de navegación. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí

ACEPTAR
Aviso de cookies