portada del disco Hombre Mate Hombre

La marcha de Fernando Coronado podía presagiar para algunos un golpe del que Barricada igual no se recuperaba; no obstante, en una banda con tan pocos cambios, el que uno de los miembros vaya por otro camino puede dejar a alguien con la mosca detrás de la oreja. Sin embargo, para la tranquilidad de todos, el fichaje de Ibón Sagarra resultó ser acertadísimo, cumpliendo con su cometido como un reloj a las baquetas.

Y es que a estas alturas de la película, los Barri no se andan con tonterías; en la apertura del disco “Sofokao” ya se nota que Drogas está en plena forma, incluso canta mejor que cuando contaba veinticinco años. Boni tampoco le va a la zaga, su voz tiene un regusto a aguardiente que no hace sino darle solera y autenticidad (más si cabe) a todo lo que toca.

El disco está repleto de estribillos pegadizos muy para cantar con la birra en la mano. Además, fieles a sus ideales, los navarros siguen teniendo ese espíritu crítico que les ha hecho conectar con la gente de forma irremediable. Temas como “De mis párpados se cuelga (Loko)” y su riff ingenioso y ágil, “El sapo del cuento” y su punto macarra o la homónima “Hombre mate hombre” conforman con el resto de temas un disco muy compacto, muy sobrio y, si bien menos oscuro que su antecesor “Bésame” (DRO, 2002), muy agradable en todos los aspectos. Incluso la portada es el “Duelo a Garrotazos” (Francisco de Goya, 1819), lo que da una idea de lo que cuida ya Barricada cada detalle.

Compartir

1 2 3

Otros Discos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies propias para facilitar tu navegación y una atención personalizada gracias a la información estadística que obtenemos tras analizar hábitos de navegación. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí

ACEPTAR
Aviso de cookies