Warning: Parameter 1 to wp_default_scripts() expected to be a reference, value given in /home/lafonote/public_html/wp-includes/plugin.php on line 601
LaFonoteca, Disco: Hipnosis
portada del disco Hipnosis

Ya las primeras notas o, mejor dicho, los primeros acoples de la fantástica "No lo puedes ver" dejan patente las intenciones del proyecto de Antonio Arias una vez alejado de aquellos 091 en los que militó como bajista. Con un profundo regusto a Sonic Youth, el gran referente de Lagartija Nick, traen bajo el brazo algo nuevo, pero que no deja de ser por ello tan viejo como rock sucio y directo (tal y como tituló Leonard Cohen uno de sus discos: "Nueva piel para la vieja ceremonia").

"No lo puedes ver" , tiene unas lineas de guitarra y una base rítmica impresiontes (herencia directa de la Juventud Sónica). Lo mismo se puede decir de "Sonic crash" , tema instrumental, y de la canción que da título al disco, que recuerda peligrosamente al "Dissapearer" de los neoyorkinos.

Pero detras de Sonic Youth lo único que hay es rock 'n' roll, o lo que viene a ser lo mismo: The Stooges. "Tan raro, tan extraño, tan difícil" es eco de las furias enérgicas con dejes blues que se gastaban Iggy y los suyos. "Napalm" prácticamente le roba a Ron Asheton el riff de "TV On" que los de Detroit grabaron en el mítico "Fun House" (Elektra, 1970).

"Ahora", curiosamente, recuerda a "Wish", la canción que encabezaría el bestial EP de Nine Inch Nails "Broken" (Nothing, 1992), publicado un año después de este "Hipnosis" (Romilar D) de Lagartija Nick (¿y a la sazón inspiradores de la canción de Reznor?). A todo esto, los granadinos no se interesarían por el rock industrial hasta "Val del Omar" (Sony, 1998).

"El mundo desapareció de los guantes" acerca a Lagartija a la psicodelia (wah-wahs, flangers y letras espaciales). Lo mismo pasa con "La gran depresión", que afronta esa psicodelia con un innecesario sitar: aunque el tono oriental es adecuado, el instrumento exótico acerca a Lagartija a los peores momentos de Héroes del Silencio, a su pesar.

"Disney World" surge en la parte final del disco como uno de los mejores temas. Una vez más la esencia Sonic Youth está por ahí, y Arias hace de las suyas en la parte lírica: referencias culturales anglosajonas que llenarían los dos siguientes trabajos del grupo y el sabor a J.B. Ballard (o la nueva sangre).

En resumen un gran disco de debut. El grupo está inmenso (con la batería de Eric Jimenez se puede ir a todos lados), aunque no se han alejado aún lo suficiente de sus referencias, hasta el punto que se nota excesivamente su veneración.

Compartir

1 2

Otros Discos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies propias para facilitar tu navegación y una atención personalizada gracias a la información estadística que obtenemos tras analizar hábitos de navegación. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí

ACEPTAR
Aviso de cookies