portada del disco Guante de Guillotina

El segundo LP de la banda también sufrió retrasos en su salida al mercado como ocurrió con "La Banda Trapera del Río" (Belter, 1978). Pero con "Guante de Guillotina" (Okay, 1993), la situación fue aún más grave, ya que, reacciones y decisiones suicidas y quizás desafortunadas arruinaron la posibilidad de sacarlo primero con CBS, luego con un particular dispuesto a financiarles y finalmente Discophon. Tiene que ser pasada una década en la que el grupo se ha disuelto, y con motivo de la reunión que propició la reedición del primer disco, que en 1993, por mediación de Enrique Lindo, se reconstruyera a partir de una cinta que guardaba Raf Pulido. Es muy probable que los problemas derivados de estas operaciones de recuperación afectaran al sonido real del trabajo, que no es precisamente excepcional.

La grabación original, cuando se había firmado con Discophon para su edición, se realizó en los estudios Tramontana de Esplugas, con los gastos pagados por la compañía discográfica. Fue en la Semana Santa de 1982 en una sesión de veintisiete horas en las que se grabó y mezcló. Inicialmente iba a titularse "Vulgaridades", tomando el nombre de uno de los cortes del álbum. Sin embargo terminó con una de las estrofas de "No me mola tu pistola", la segunda canción del mismo.

Morfi, en una de los comentarios que hace en el libro biográfico de la banda que escribiera Jaime Gonzalo, comenta que, antes de romper con Discophon,  se llegó a prensar en un sencillo promocional con las canciones "Monopatín" y "El saco". Otras listas de la discografía de la banda hablan sin embargo de que es "No me mola tu pistola", el tema escogido para ese sencillo. Intrigados, decidimos preguntar al mismo Morfi que nos confirma que se trata del sencillo "No me Mola tu Pistola / El Saco", que salió sin portada alguna, a modo de promoción. Se trata en la actualidad pues de una pieza de coleccionista.

Presenta el disco una foto de la banda trajeada, sacada de la sesión que Salvador Costa les hiciera, con motivo de su IV aniversario, en el hotel Urbis del Paseo de Gracia barcelonés.

"Guante de Guillotina" es un trabajo que puede resultar extraño para el fan de la banda. Las letras de las canciones pierden gran parte de la acidez del primer álbum. Por influencia de la compañera de Morfi de aquel momento, Dores, el cantante empieza a ser lector asiduo de poetas románticos. Los temas escogidos en las canciones se ven influenciados de figuras y recursos lingüisticos que se alejan de los escupitajos sobre las miserias del barrio que cantaran entonces. Aunque probablemente sus comentarios tan negativos estuvieran algo condicionados por las desaveniencias que le alejaran de Morfi, Raf mostró no sentirse encantado con las nuevas veleidades en la prosa del cantante. Sin intención alguna de tomar partido por uno u otro, es cierto que algunos de los juegos de palabras, como los realizados en "El saco", la canción que abre el disco, son, cuando menos, excesivamente infantiles.

El sonido del grupo es también diferente. Con señales evidente de asentamiento como banda, dejando de lado las a veces anárquicas maneras de su primer álbum, hay mucho de rock duro e incluso tintes de punk-rock tipo Johnny Thunders, como en el tema "Juventud tatuada", una composición de Modes. Del mismo palo es el comienzo de "No te entiendo", con feedbacks y contundencias.

No es un mal disco, pues tiene temas muy interesantes. "No me mola tu pistola" lo es; como "A mi dosis", que se apoya en un bajo y guitarra a gran velocidad. Buen rock and roll en el que Morfi canta "Te acostaré en tu cama / para enseñarte mis llagas".

Yo sigo viendo a Leño, quizás por gustos personales cuando de atmósferas pesadas de rock contundente se refiere, en algunos momentos de "Vulgaridad". Comienza lenta y con remoloneos: "Vulgaridad en las calles / vanidad con pistolas". Es precisamente en este tema, donde quizás menos enmascaradas queden las cuestiones cotidianas, mundanas, por las letras en onda poética.

Si lo que resuena a ese rock duro en "Monopatín" son las galopadas de las guitarras, en "Misógino" resulta ser la lentitud de las primeras evoluciones de la canción. En ese comienzo, me viene a la cabeza, puede que injustificadamente, claro, el "Jesucristo García" de Extremoduro.

Se acaba el disco con "Comics y cigarrillos", dos de las cosas que, a tenor de la letra, más calman a Morfi. Tiene algo de la vitalidad de "Juventud tatuada", el tema que le antecede.

Posteriormente, en 2003 Divucsa, una de las fracciones en las que se divide Belter, lo reeditaría junto al primer LP y Munster lo sacaría en su recopilatorio de todas las grabaciones de la banda antes de su primera disolución "1978 - 1982 Grabaciones Completas" (Munster, 2006).

Compartir

Otros Discos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *