portada del disco Génesis

El sello Hispavox apostó por este LP sin escatimar gastos de producción y editándolo en algunos países sudamericanos. Los arreglos orquestales son sobresalientes. Logran el clima de romanticismo justo y no estorban para nada las voces bien timbradas del dúo. Las letras, aunque con cierta tendencia a los topicazos, tienen un toque de ingenuidad bien llevada que las hacen agradables. La mayor parte de las melodías, en cambio, no pasan de medianas con alguna excepción. Con todo, este disco constituye un muy serio intento de hacer un pop folk original y cantado en castellano.

Su tema más conocido -fue editado en un single que alcanzó un respetable número de ventas- es “Mi pequeña hermana” que nos recuerda a Crosby, Stills y Nash y se adelanta a la música que ellos mismos desarrollarían con Solera. Una buena canción de esas que hay que escuchar. También podemos citar “Triste niñez”, que abre el LP en la línea de, por ejemplo, unos Simon & Garfunkel. En este tema el productor logra un equilibrio perfecto entre tres factores distintos: el uso de la orquesta, las voces de los dos cantantes y el grupo rítmico clásico de rock. Nada del otro jueves como composición, pero arreglos bien conseguidos. Algo parecido podemos decir de “Oh, madame”, con un regusto vagamente sicodélico en la instrumentación.

Otro tema interesante es “Anatolia”, con estrofa y estribillo a ritmos muy distintos y una instrumentación cambiante y bastante currada. “No podré vivir de recuerdos” nos enseña la cara más rock de este grupo eminentemente folk. Cierra el LP “Geraldine, un tema grandilocuente, casi me atrevería a llamarle clásico, en su concepción y orquestación. Seguramente la canción más ambiciosa de todo el disco.

En el debe encontramos peñazos de categoría como “Esta tarde” y una bossa de tercera división titulada “A las seis”, ambas con letras que hablan de desvirgues, infidelidades y otros derivados del revolcón contemplados desde una óptica de culpabilidad y ñoñería. Bastante floja también “Una joven mamá” con una letra que vuelve a poner de manifiesto el aire de deseosa culpabilidad que estos muchachos conferían a algunas de sus letras.

Compartir

Otros Discos

Add Comment Register



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *