portada del disco Futuro Perfecto

Llegado el 40 aniversario de la formación del grupo, El Aviador Dro no quiere dejar pasar la oportunidad de añadir a las distintas celebraciones, la edición de un disco con relecturas de algunos de sus mejores temas clásicos. Amigos de ir adaptando su discografía a medida que pasa el tiempo haciendo que vaya creciendo o envejeciendo con ellos, la apuesta de este recopilatorio apunta en dos direcciones.

En la primera han dejado en manos de David Kano (Cycle) la producción de las bases nuevamente grabadas de cinco grandes títulos grabados en los estudios Silencio de Madrid. Pero van aún más allá cediendo la voz principal en tres de ellos: a Xoel Pérez (Deluxe) para "Selector de frecuencias", a Olaya Pedrayes (Aoxolotes Mexicanos) para "Programa en espiral" y Guille Mostaza (Ellos) para "Baila la guerra". El resultado, a fuerza de externalizar facetas, puede llegar a parecer una colección de versiones de grupos ajenos, porque los tiempos son diferentes, los tonos de voz... Únicamente con la última de ellas, y porque la voz de Guille Mostaza es parecida a la de Biovac N, la versión queda lo suficientemente pegada al original como para que el resultado final no extraña.

Las otras dos canciones de esta primera parte son "Amor industrial" y "La T.V. es nutritiva". Dice el grupo que la toma que aquí presentan de la primera es, en realidad más parecida a la versión original (aunque no queden pruebas de ello porque no hay maquetas disponibles de la misma) que no de la que resultó tras la producción de Jesús N. Gómez para "Amor Industrial" (DRO, 1983). Es ciertamente más oscura, sin la luminosidad de la pista de baile que tenía en aquella versión de maxi.

En "La TV es nutritiva" se hacen más reconocibles. Conserva el gancho que siempre tuvo y le dan un aire renovado con la vitalidad que gastan cuando revisitan su repertorio.

Terminadas las versiones 4.0 comienzan a la parte dedicada a las versiones 2019 de temas de la primerísima etapa. Para ello desenpolvaron un set analógico de sintentizadores como los que utillizaban cuando empezaban. Son las máquinas que siguen llevando en los conciertos de la gira del 40 Aniversario para la sección del repertorio que interpretan con la vista puerta en los primeros despegues del Aviador. Para ello han contando con la colaboración de de Luis G. Morais (L-Kan), colaborador desde hace muchísimo tiempo con el que, por ejemplo, pusieron en marcha aquel supergrupo !Qué Mutantes!

Trabajaron en directo, bien grabando desde la mesa de mezcla en actuaciones, pruebas de sonido y demás. El resultado es ciertamente sobresaliente evitando por un lado el caer en la simple recuperación de los grandes éxitos (algo que por otro lado ya tienen en su discografía) y logrando, por otro, dar respuesta a quienes aborrecen de cualquier cambio con respecto a la grabación del correspondiente clásico: La utilización con máquinas similares a las utilizadas en su época garantizan la conservación del espíritu original.

La lista seleccionada "La chica de plexiglás 2019", "Láser 2019", "Obsesion 2019", "Hazme tu androide 2019" y "Nuclear sí, por supuesto 2019" se confeccionó según cuentan los miembros del grupo atendiendo la necesidad de nuevos aires de los títulos. Siempre resulta interesante escuchar los primeros sonidos de un proyecto como el del Aviador. En la oscuridad de aquellas primeras andanzas está el germen de una filosofía musical ciertamente rompedora.

El trabajo alrededor del disco tiene además algo de simbólico. Resultado del año del 40 aniversario, el sello que lo edita es el reducto de antiguos Obreros Especializados, situados entonces en la antigua D.R.O. fagocitada y reconvertida en una sección de Warner Música. El diseño de la nueva entrega corre a cargo de otro exObrero: Placa Tumbler. Dentro un libreto con escenas a colorear que van desde aparentes comics de la temática industrial de siempre a panfletos explicando las componentes del traje de dos pilotos. El mismo título, jugando con tiempos verbales, sirve tanto para mencionar aquel "Pretérito Perfecto" (DRO, 1983) que utilizaron de manera promocional en su momento como declaración de intenciones de su proyección futura. En letra más pequeña y como han venido haciendo casi desde siempre, la indicación de que se trata de diez canciones imprescindibles para la vida sistematizada.

Un grandes éxitos alejado de lo habitual, arriesgado, de un grupo empeñado en buscar la mutación continua de su legado musical.

Compartir

1 2 3 5

Otros Discos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies propias para facilitar tu navegación y una atención personalizada gracias a la información estadística que obtenemos tras analizar hábitos de navegación. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí

ACEPTAR
Aviso de cookies