portada del disco Fuga De Cerebros

"Fuga De Cerebros" (Hillside Strangler, 2003) terminó por ser el último disco que compuso el grupo "en vida". Para la ocasión Webelos utilizó la compañía en la que participaba Mugretone.

Curiosamente, la portada, por posición desquiciada de los protagonistas, la aparición de un teclado (Posion Bambee incluyó un casiotone en el disco)  y los colores (estrictos rojo-negro-blanco) tienen algo de nueva-olero. Una edición limitadísima de 12 copias, sin la doble S en el nombre del grupo y con concepto de diseño incluso pop-art, salió con portada ligeramente distinta.

Se grabó el 12 de octubre, no de 1982 como se indica en el disco, sino en 2003, en el estudio Janie Jones.

Son varias las indicaciones dadas desde la información contenida en el libreto interior que apuntan a las principales preocupaciones del grupo para con la escena exterior. Por un lado, en la hoja con las letras se especifica la ausencia de todo rastro posible que acercarse a música heavy: no hay solos de guitarra, ni cantantes virtuosos al modo operístico, batería con un solo bombo y un tope máximo de dos minutos para todas las canciones. "No te extrañes, a esto se le llama punk" concluyen. Además, en la hoja con la lista de canciones, convenientemente acompañada por un Adolf Hitler que abofetea las nalgas desnudas de una fémina, se indica, como si de un medicamento se tratase, la composición 100 % punk, y 0 % de rock. Además como contraindicaciones: "No administrar en casos extremos de jipismo-flautismo, ni a pacientes heavy-metalúrgicos. Puede provocar sordera, vómitos y diarreas".

Para ser como son Webelos un grupo con total ausencia de interés por el contenido político, llama la atención las referencias a cuestiones bélicas de índole mundial, posibles ataques a Irak (tocadas con cierto aire a los primigenios Siniestro Total), tras nombramientos como presidente y la cuestión atómica en terreno soviético.

"Los rusos ya tienen la bomba de neutrones" está muy bien. Poison juguetea con la voz a lo Nina Hagen mientras que Mugretone desgrana sus cargas de profundidad. Ritmo trepidante, marcado por una batería casi marcial y las chirriantes guitarras de siempre.

Completa la entrega "Momia" un aparente canto a la inmovilidad ante las "modernidades y vanguardias" en la que suena precisamente el casiotone antes mencionado, el desequilibrio asesino de "Busco matar" (de la que destaca la electrizante guitarra), la crónica de vidas habituales como "Ana Lola" (con toques incluso siniestros en lo musical).

Pero quizás destaque algo sobre el resto la genial "¿Tienes un trabajo para una chica como yo?". La letra aunque simple es ingeniosa: plantea las dificultades laborales de alguien que se sabe fuera de lo convencional. Es uno de esos temas que, salvando las consabidas distancias, tiene algo de Alaska y Los Pegamoides.

No decepciona el grupo con los ocho temas de este disco. Tiene la dureza habitual aunque a toro pasado haya quizás que analizarlo como el paso previo al que sería el siguiente proyecto, una vez disueltos Webelos, Grupo Sub-1.

Compartir

Otros Discos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies propias para facilitar tu navegación y una atención personalizada gracias a la información estadística que obtenemos tras analizar hábitos de navegación. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí

ACEPTAR
Aviso de cookies