portada del disco Fuego Dulce

21 Japonesas es ya, a estas alturas, el proyecto personal de Txentxo Bengoetxea, quien firmaría en solitario este "Fuego Dulce" (WEA, 1994).

Continuista con el anterior, se sigue esa línea de pop amable, con ecos funk ("...y si gritara", "Hombre de temporada"), y recursos jazzísticos -profusión de pianos, tratamiento de los graves- resultones ("Fuego de niña"). La mezcolanza de sonidos étnicos con la electrónica ochentera de los inicios se transforma ya del todo en ritmos latinos ("La reina de África"), a los cuales se les suma una mayor preponderancia de la voz, la cual rinde mejor que nunca, alcanzando registros y siendo menos nasal, como en "...y si gritara". También medios tiempos algo almibaradas ("Un instante de fé", "Primavera que camina", "Si no es verdad...") que, como suele pasar en el pop comercial, constituyen lo peor del lote.

A pesar de contener buenas canciones pop como "Tiempo reservado a la locura" -a lo Tam Tam Go!-, de ser muy limpito y aseado, bien realizado y bien producido, para el que suscribe estas líneas, infinitamente menos interesante que su debut casi diez años ha. Un pop asequible para radiofórmula, para poner de fondo en una peluquería si es que la SGAE lo permite.

Compartir

Otros Discos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies propias para facilitar tu navegación y una atención personalizada gracias a la información estadística que obtenemos tras analizar hábitos de navegación. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí

ACEPTAR
Aviso de cookies