portada del disco Flamenco

Tras la incontestable originalidad y calidad de su single, desgraciadamente no refrendada a la hora de las ventas, Flamenco va a grabar un LP en el que van a poner toda la carne en el asador. En 1973 no era nada habitual escuchar melodías flamencas, algunas de ellas como “Anda jaleo” o “Corcho con corcho” procedentes del acervo popular andaluz, acompañadas con guitarras distorsionadas, teclados en la onda Deep Purple y sección rítmica revestida de todo el ropaje rock.

Por encima de todo, es preciso destacar la voz de José Luis Garrido, magistral en todos los temas, manteniendo el difícil equilibrio entre el cantaor flamenco y el rocker. Otra seña de identidad va a venir proporcionada por su hermano Manuel con un uso de teclados y guitarra que proporciona la inusual envoltura blues rock a esa voz de tablao.

Después de las dos formidables canciones incluidas en su primer single, también aquí incluidas, era difícil mantener la altura del listón. No obstante, temas como “Hacia el camino divino” a ritmo de garrotín llevado por la percusión y el piano acústico, son de lo más atractivo. Solos de guitarra como el contenido en este tema no estaban al alcance de demasiados músicos de su época.

Otra pista para quitarse el sombrero es la lectura del lorquiano “Anda, jaleo” que recoge toda la rabia del abandono representada por el cantante con ese aroma a azahar de las palmas flamencas y la inolvidable letra popular. Algo parecido podemos decir de “Corcho con corcho” que convierte un popular canto sureño en un violento número de rock progresivo con la pugna sonora, por momentos desordenada, de los distintos instrumentos que se lucen a modo en el desarrollo instrumental del puente central del tema.

Algo alejado del resto, pero igualmente de gran altura, resultan los temas lentos como la tremenda balada eléctrica de “Consejos” o esa reunión en la línea del infinito del blues y el flamenco de “Buscándolo en mi mente”, en ambas el cantante me pone los pelos de punta.

Cierra el disco una descarga cañera de alto voltaje como “Algo me va a pasar”, salvaje y pegadiza con un wah wah desmadrado y unas voces a grito en pecho siguiendo el ritmo enloquecido de esta zambra eléctrica.

En fin, un disco sin desperdicio que merece la pena tener y del que es injusto elegir solo tres canciones, porque supone desechar otras con tanto o más merecimiento. Un descubrimiento que os animo a compartir conmigo, además de que en 2010 ha sido reeditado por Vinilissimo, subsello Munster.

Compartir

Otros Discos

Comentarios

foto del usuario Rocio Cubo
Rocio Cubo
25 agosto, 2015 at 16:33

Este disco es una joya del flamenco rock. Sencillamente fantástico.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies propias para facilitar tu navegación y una atención personalizada gracias a la información estadística que obtenemos tras analizar hábitos de navegación. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí

ACEPTAR
Aviso de cookies