Warning: Parameter 1 to wp_default_scripts() expected to be a reference, value given in /home/lafonote/public_html/wp-includes/plugin.php on line 601
LaFonoteca, Disco: Fiambre: Tres Lonchas
portada del disco Fiambre: Tres Lonchas

La grabación que realizó el Capitán Entresijos en las Navidades de 2002-2003 en el Alto de Extremadura dió material de sobra para, además de este sencillo, algún recopilatorio y el CD "Deprisa! Deprisa!" (Producciones Esporádicas / Alehop!, 2003).

Portada con fotomontaje del grupo, en formato de trío, con un Nicolás yaciente con su bajo en un ataúd. La resurreción se produce en la contraportada, en una secuencia de tres fotos en una actuación en directo. Una de ellas se utilizaría también para "Deprisa! Deprisa!".

Es un sencillo de lo más interesante. A mi juicio, el mejor de los que edita el grupo. La incorporación de Joe Antonelli a los teclados y la armónica de David Rag Cutter son argumentos casi definitivos para dejar atrás las rigurosidades que nos había impuesto el bajista en sus dos primeras entregas: "Mejor Solo Que Mal Acompañado" (Producciones Esporádicas / Alehop!, 1998) y "Olor A Frito" (Producciones Esporádicas / Beat Generation, 2001).

Y es que estas tres lonchas que nos ofrece el gourmet de la casquería son buenas muestras de unas posibilidades de variedad quizás inesperadas con formaciones tan reducidas.

Así "1:30" es una pildora de punk en cánones académicos que dura precisamente eso, un minuto y medio. Da tiempo para cantar una historia de soledad: "Hasta tu perro se ha ido con otro punki".

"Princesa del tren de cercanías" es un monumento de la poesía bastarda del ideario de Nicolás. Ejemplo en el que se condensa la machacona rutina del día a día, los ensoñamientos del que no tiene más que su vida interior y la tragedia a la que todo ello puede llevar. Es la canción que tocó el Capitán Entresijos en el programa de televisión La Cucaracha Expréss presentada por Javier Gurruchaga (Orquesta Mondragón).

Vuelta de tuerca para la segunda cara, con un tema que ocupa todos los surcos de ese lado del vinilo en un ejercicio, casi psicodélico, de un tema al que el propio Nicolás cambiaba la letra dependiendo del día en el que la tocaba.

Pequeña joya a destacar sobre lo más grasiento de las tapas que ofrece el Capitán desde la barra.

Compartir

Otros Discos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies propias para facilitar tu navegación y una atención personalizada gracias a la información estadística que obtenemos tras analizar hábitos de navegación. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí

ACEPTAR
Aviso de cookies