Warning: Parameter 1 to wp_default_scripts() expected to be a reference, value given in /home/lafonote/public_html/wp-includes/plugin.php on line 601
LaFonoteca, Disco: Fenicia
portada del disco Fenicia

Barcelona se preparaba para los Juegos Olímpicos y Gato Pérez se despedía con “Fenicia” (Guapa, 1990), grabado en los Estudios KSZ de Barcelona bajo la dirección de Rufus Afarrat. Integraron la nómina de músicos (La Academia Rumbera) los habituales de la banda (Sergio Fecé, Josep Lladó, Noño Martínez...) más Petitet Ximenez y Ricardo Tarragona a las percusiones, y Johnny Tarradellas y Peret Reyes en guitarra y palmas. La portada de Mariscal, marinera, es fantástica.

La sangrante "Ay cuánto amor" abre el disco y pone de manifiesto su excelente sonido.

“Ahí se queda la canción”, maravillosa, teoriza sobre la propia música y si fuese escrita en tiempos de Ares y Kazaa levantaría ampollas seguro: “La canción no tiene autor / es pura piratería / que retrata los momentos / angustiosos de la vida. / (…) Como estela de un reactor / que se aleja a la distancia / la canción no da a su autor / la más mínima importancia. / (…) La canción va por ahí / y la tocan mercenarios / que burlando la emoción / se fabrican un salario / (...) con materia tan sutil / no se puede hacer fortuna / como vender parcelas / en un cráter de la luna".

La bailable “Este garrotín tiene tumbao” homenajea a tótems de la rumba El Pescaílla o Peret, mientras que la amarga “Quise ser tu amigo” pone distancia con las personas interesadas. “Mosaico Pérez” es un popurrí que funde sus éxitos “Gitanitos y morenos”, “Se fuerza la máquina” y “Luna brava”, y que sirve para confirmar el repertorio incontestable del Gato.

“Gracias corazón” celebra las segundas oportunidades, el amor después del amor, que diría el poeta Derek Walcott. En la misma senda, “Después de los truenos” insta a “brindar con agua por los años de locura” y vivir el presente, el fin de los días sin dormir y la llegada de la calma. Gato había dejado de beber en 1981, después de tener un infarto, y pasaba por un momento de bonanza vital y familiar, algo que lamentablemente no acababa de corresponderse con el éxito comercial.

“La gran ciudad”, que no es otra que la versión en castellano de “La rumba dels 60”, hace un canto a Barcelona y a la mezcla, "una plaza rebosante de fecunda humanidad / un oasis de tolerancia imposible de ocultar". La inclusión de hasta cinco canciones ya editadas (también “Quise ser tu amigo”) en el álbum mostraba la intención de alcanzar una mayor notoriedad que en el pasado.

"El Circo caliente" pone fin al disco con un guiño al viejo espectáculo como metáfora de la vida: funambulistas, payasos, faquires y animales maravillosos desfilan acompañando al Gato en las postrimerías de su (pena penita pena) último álbum.

Como dice Ramon Parellada en la película-documental “El Gran Gato” (2003) de Ventura Pons, “la rumba se ha vuelto desde entonces mucho más perezosa”.

Compartir

1 2

Otros Discos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies propias para facilitar tu navegación y una atención personalizada gracias a la información estadística que obtenemos tras analizar hábitos de navegación. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí

ACEPTAR
Aviso de cookies