portada del disco Extraña Maldición

Sencillo de debut  de Jesús Horror y Annie Baby en su nuevo proyecto Reverbduo, en un formato que no pudieron trabajar como Baby Horror. Se toman cumplida revancha de ello con una cuidadísima presentación, que incluye carpeta serigrafiada con rugosidades atractivas al tacto, dibujos de la pareja al estilo Corto Maltés él y ribera francesa Annie, diseño en clave marinera y vinilo de color blanco. Enorme trabajo de Mario Feal, La Corporación y finalmente de Pablo, responsable de Rumble Records, sello discográfico amigo de la pareja desde tiempo atrás.

Edición limitada a cien copias de las que el que suscribe esto tiene la número cuarenta. Se grabó en los Universal Rat Studios de Madrid los días 28 y 29 de enero de 2011. Grabadas las bases de las canciones en una toma, se completaron posteriormente más guitarras y las voces. Las mezclas se hicieron en dos días de febrero.

Todo este cuidado detalle no parece sino la forma lógica y evidente necesaria para el tono de celofán y terciopelo con el que está compuestos los cuatro temas incluidos.

No hay bajo; Jesús se encarga de guitarras y Annie de percusiones y batería. Las melodías se construyen pues a partir de cómodos, pequeños y constantes impulsos que sostienen el ritmo sin problemas. Para las voces, una comunión perfecta entre ambos, con Jesús en registros muy similares a Carlos Berlanga, al que reconocen como una influencia válida. Hablan también de Jonathan Richtman, y el caso es que sin caer en la locura del estadounidense, algo hay.

Comienza con una pequeña maravilla: "Per la costa", aunque bien mirado las cuatro lo son. Unas guitarras intimistas, como en el resto del disco, que van desde la simplicidad de una hoguera de campamento o un salón parroquial, hasta la capacidad de descripción de un pincel con el que trazar la brisa marina y el viento en la cara que tiene la canción. Conduciendo con los pies en el salpicadero en modo muy cinematográfico. De Tarantino hablan ellos. Tiene aires similares a La Buena Vida.

"Serenidad" es la canción que le sigue, y que cerrará la primera cara. Similares parámetros de sencillez, con los que empieza a modo de silbidos y con los que termina a base de lalalás. Es más enérgico que su predecesor, y rezuma del reverb que han inyectado al disco.

Para la segunda cara, se empieza con "Maldición", donde mayores son quizás los giros berlanguianos. Sube la intensidad en los momentos del estribillo, y es cuando ya estás irremediablemente atrapado. Aunque resulta difícil decantarse por una en particular, quizás fuera ésta mi decisión. Termina con la electricidad de unas reverberaciones finales.

Con "Oscuridad" acaba el primer disco de Reverbduo. El estricto equilibrio entre las dos voces parece romperse en este caso para dejar un ligero predominio para Annie. Oscuridad como refugio y escondite de misterios que terminarán por ahogarte.

Han vuelto y lo hacen cuidando con mimo todos los detalles. Estamos de enhorabuena.

Compartir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies propias para facilitar tu navegación y una atención personalizada gracias a la información estadística que obtenemos tras analizar hábitos de navegación. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí

ACEPTAR
Aviso de cookies