portada del disco Estoy tan Contento

Probablemente uno de los títulos imprescindibles para entender el punk hardcore catalán de los 80. Un EP que junto a “Que Pagui Pujol” (Col.lecitu Matxaka, 1986) de L'Odi Social, el "Terrorismo Sonoro" (Anarchi / Flor y Nata, 1983) de Kangrena o el "Cementerio Caliente" (Flor y Nata, 1982) de Ultimo Resorte, por eso de centrarnos sólo en los vinilos de corta duración, conforman una pequeña lista de discos cruciales para hacerse una idea de la escena del momento.

Paradigma de la autoedición ya que, una vez grabados y mezclados los temas en el estudio Maratón el 24 de marzo de 1986, GRB fueron a Pisa (Italia) para prensar el vinilo. Aprovecharon, como L'Odi Social, las conexiones que tenían allí con los colectivos de hardcore a los que pertenecían los componentes de Chettah Chrome Motherfuckers. Fueron con el máster primero Strong y Ángel pero al ver que no les llegaba el dinero aceptaron la sugerencia de sus anfitriones italianos de organizar una serie de conciertos con los que costear todos los gastos de producción del disco. Y efectivamente, una vez incorporados desde Barcelona el resto de los miembros de la banda, estuvieron unas cuantas semanas por Italia ocupados, primero en tocar, y luego en elaborar de forma manual las hojas interiores. El paso por la frontera se realizó con los discos metidos en las mochilas de equipaje que llevaban.

Para la portada seleccionaron una foto tomada de la revista norteamericana Life que mostraba a un bebé plácidamente tumbado sobre un flotador en una piscina, encajando perfectamente con la alegría que de manera irónica transmitían en el "Estoy tan contento" que daba título al disco. De la misma publicación obtuvieron las fotos de un tipo ofreciendo un apretón de manos que utilizaron para la contraportada.

Incluyen dos de las que, a mi juicio, son de lo mejor del repertorio de canciones de GRB: La ya mencionada "Estoy tan contento" y "Locuras de juventud". En la primera dan un repaso irónico a todos aquellos que desde su condición de aparente perfección se permiten la licencia de andar criticando al resto. Algo similar a lo que cantaba La Polla Records en su "El pingüino" del disco que giraba en torno a los animales, "Donde se Habla" (Oihuka, 1988), y en el que los vascos apuntaban a los "guardianes de la revolución".

Con "Locura de juventud", en un tono mucho menos acelerado que lo demostrado en la maqueta, hablan a ese compañero de lucha o de rebelión juvenil que, tras desaparecer un día años atrás, se ha acomodado a una vida sin los problemas que conlleva la crítica social: "Dime amigo mío, ¿qué te ha consolado? ¿Sentirte protegido? ¿Sentirte acompañado?"

Silvia Escario (Ultimo Resorte) volvió a colaborar con ellos aportando letra para una canción: "Cadena de odio".

"La Historia huele que apesta / La Historia apesta a muerte / La Historia no huele a grandeza / ¡La Historia huele a guerra!" cantan en contra de cualquier mitificación de la Historia, dejando la descripción desnuda de la verdadera naturaleza del transcurrir del tiempo.

Avisan asimismo del control al que estamos sometido en un estado policial que posee información de todo lo que nos rodea y denuncian la hipocresía religiosa.

Hardcore conceptual, elaborado para taladrar conciencias, en un disco fundamental.

 

 

Compartir

Otros Discos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies propias para facilitar tu navegación y una atención personalizada gracias a la información estadística que obtenemos tras analizar hábitos de navegación. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí

ACEPTAR
Aviso de cookies