Warning: Parameter 1 to wp_default_scripts() expected to be a reference, value given in /home/lafonote/public_html/wp-includes/plugin.php on line 601
LaFonoteca, Disco: Estampida de Trombones
portada del disco Estampida de Trombones

El retorno de Viaje a 800 tras su magnífico debut se hizo esperar nada menos que cinco años y pico. Con tanto tiempo entre publicaciones, el grupo ha tenido tiempo de ir recogiendo nuevos referentes y de acumular nuevas necesidades. Es por ello que la mera etiqueta stoner se queda corta; de hecho, no resulta en aboluto descriptiva de lo que aquí se puede encontrar. Se mueven entre multitud de palos: heavy, psicodelia, hard rock, progresivo… Todos ellos bien dominados.

El álbum comienza con las espadas en alto. “Los ángeles que hay en mi piel” es contundente, tremenda, explosiva y desafiante. “El amor es un perro del infierno” despide amargor entre poderosos riffs en multitud de capas y voces dobladas. Las letras de ambas están cargadas de crueldad y amargura. “Dios astrónomo” es un tema instrumental, auténtica especialidad de la casa, que se mueve más en la exploración de sonoridades que las anteriores, cumbre que alcanzan en “Ossario”, atrevida composición electrónica y claustrofóbica. Es en estos temas donde se aprecia el gran nivel técnico que Viaje a 800 ha alcanzado, así como la excelente producción que han conseguido para este disco. Para salir del agujero, la secuencia es continuada con “Zé”, potente descarga que es la más cercana a lo mostrado en su anterior disco. En una nueva demostración de versatilidad, “Luto” prescinde de la potencia de los temas anteriores y se sumerge en atmósferas más delicadas, aprovechado cada vibración de las cuerdas de la guitarra acústica, explotando los silencios entre tañidos y que desembocan en un cadencioso solo espacial de guitarra eléctrica; magistral.

Por su parte, “Patio custodio” recrea aires arabescos antes de dar paso a una nueva experimentación atmosférica en “Estampida de trombones”. Finalmente, el álbum se cierra con “Cabezas de tungsteno” y “Cáncer Bahía”, dos temas que rematan el aire pesimista del álbum; el primero, con una letra desalentadora y unos espectaculares desarrollos progresivos, y el segundo, una breve y melancólica bossa nova (¿se lo esperaba alguien?), que, si bien deja un toque de exquisitez inimaginado, nos hace pensar en aires lejanos y en la posibilidad de huir hacia ellos. Lo que nos rodea es una ruina.

Creciendo como compositores, instrumentistas e incluso como aficionados a la música, Viaje a 800 nos sueltan un disco sin parangón en el último decenio en este país. Es sorprendente como en tan sólo dos álbumes hayan crecido tanto y a la vez lo hayan hecho con tanta libertad.

Con este segundo trabajo no sólo se han puesto un listón muy alto; también se lo han puesto a todo el hard rock nacional.

Compartir

Otros Discos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies propias para facilitar tu navegación y una atención personalizada gracias a la información estadística que obtenemos tras analizar hábitos de navegación. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí

ACEPTAR
Aviso de cookies