portada del disco Esta es tu Vida

Fieles a su costumbre de editar un LP cada año que habían cumplido escrupulosamente desde 1985, la entrega de 1990 va a ser “Esta es tu Vida” (Twins, 1990), una de los mejores y menos conocidas obras de Hombres G, grabado entre Madrid y Londres con dos productores, uno en cada ciudad: Juan Muro y Nigel Walker respectivamente. Aportaciones de lujo entre los músicos invitados, entre los que destacan Antonio Vega y Mikel Erentxun. Las cuerdas las puso nada menos que la Orquesta Sinfónica de Londres. Es decir, un auténtico lujo etrusco.

Estos Hombres G tienen muy poco que ver con lo que hasta ahora habíamos escuchado. Aquellos desmañados músicos eran ahora muy buenos intérpretes; las letras graciosas y vacías son ahora muy estimables y profundos buceos en la intimidad del compositor, que no es otro que David Summers. La banda se nos muestra como un conjunto maduro, experto y conocedor de los arcanos musicales y las mesas de sonido más sofisticadas.

Temas como el que abre y titula el LP, que se inicia con la afinación de una orquesta y se desarrolla en una instrumentación cargada de matices y una voz de fuerza sorprendente, están entre lo mejor que este grupo parió en toda su larga historia. La tremenda balada intimista “En la arena” o el piano honky tonk que viste “El rey del rock and roll”, con ese aire de estar de vuelta de todo que destila la voz del cantante continúan el camino de la aguja del tocadiscos sin desentonar un ápice del primero de los temas.

Los punteos de guitarra de Rafa y las baterías de Javier parecen haberse sacudido la eterna adolescencia para sonar ahora con un cuerpo y una garra antes insospechada.

Temas fuertes como “Voy a hablar con él” y “No grites mi nombre” contrastan con los discursos acústicos de levedad sedosa de “Sólo al llover” y la aparentemente fácil y descuidada “Rita”. También nos colocan uno de esos temas made in Hombres G destinado a sus fans juveniles y a encabezar singles: “Estoy pintando tu sonrisa”, con un curioso solo de clarinete en el puente entre estrofas.

En fin, catorce temas en el que ninguno es malo y al menos la mitad son realmente destacables para un LP que hubiera merecido mucha mejor suerte. Vendió poco -si cien mil copias son poco- en comparación con sus LP más famosos. Desde aquí, te invito a conocer este disco y a encontrarte con unos Hombres G distintos, de cuya existencia seguramente no tenías noticias.

Compartir

1 2 3

Otros Discos

Add Comment Register



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>