Warning: Parameter 1 to wp_default_scripts() expected to be a reference, value given in /home/lafonote/public_html/wp-includes/plugin.php on line 601
LaFonoteca, Disco: Entre Hembras
foto del grupo Entre Hembras

Sigue sobreviviendo el Capitán Entresijos al paso del tiempo; sigue resistiendo cuando otras bandas que empezaron casi al mismo tiempo, decidieron dejarlo hace ya años. Aunque esta vez ha tardado más de lo que suele, reaparece sin abandonar los argumentos con los que empezó. Sigue confiando en la crudeza que da el tocar con dos bajos más batería y componer historias que raspan como lijas.

Amarrado como siempre a las barras de bar, no como vertederos de amor que decía El Ultimo de la Fila, sino como el habitat natural en el que se entiende no ya la música del grupo sino toda una filosofía. Detrás de una trabaja el propio Nicolás (alma mater del grupo y alter ego del Capitán), y como explica en la rueda de prensa ficticia que han rodado como presentación del disco, es ahí donde han surgido muchas de las letras que componen el universo de su repertorio. No es pues pub rock sino bar rock.

En la barra del Franva es donde se les oye reunidos y es de la que no se despegarán en lo que transcurre el disco, algo como lo que ya hicieron en alguno de sus trabajos anteriores y que asemeja a los pedazos de historias que intercalaban Sham 69 en su "That's Life" (Castle / Universal, 1978) como interludios entre canción y canción. Y es así, con el recuento alcohólico y de tapas de "Franva breakfast" con el que arrancan.

Es de ese bar del que no dejan marchar a Alfonso (Enano Piolín) a pesar de reiterar inicialmente que sólo se quedará a tomar una cerveza porque quiere marchar al Rastro a comprar tebeos. Recibe una carcajada por respuesta y por supuesto, le impiden que cumpla su propósito original. Involucran también a Robertez (Motociclón), como protagonista de los problemas de pareja. A esta cuestión de pequeños infiernos domésticos ya se ha referido antes, en otros discos. Bromas con otro Roberto, bajista de Fabuloso Combo Espectro, fueron las que inspiraron las consecuencias de tener tanto alcohol en su cuerpo en caso de incineración ("Roberto ardiendo").  Es también en ese diálogo de bar que mantienen, en lo que no discuten con el dueño porque les quiere echar ya, donde filosofean por ejemplo entre si es peor que el hijo del rockero salga banquero o picoleto, a cuentas de uno de los temas de la cara A.

De igual manera, si en su "Furia Chicharra" (Producciones Esporádicas / Big Black Hole / Beat Generation, 2006) cantaba a Natacha, que vino de Rusia en avión y se curraba los hoteles en albornoz, la huida del sector comunista a las cloacas del mundo occidental lo pone en este disco Chichi Rodríguez, protagonista de la canción del mismo nombre, que llegó desde un barrio muy chungo de La Habana en patera a Miami. Huye del "régimen machista (que no marxista) que no la dejaba vivir". "En su mente una princesa / entre las piernas una anaconda" y con "un Cadillac rosa pagado con su cuerpo" para circular por las calles de Manhattan. Rugen y distorsionan los bajos.

Da la impresión que muchos de los mimbres con los que se elaboran las composiciones del Capitán Entresijos serían más que validos para, abandonada la crudeza de su propuesta, con producciones de postín y los debidos acompañamientos de guitarras, pasar perfectamente por la música de cualquiera de los combos más sobresalientes de estos géneros duros. Oígase si no el frenesí de momentos como los de "Me lo hicieron gratis" o "Cinco días de castigo". Sin embargo el Capitán siempre ha optado por la caverna del underground.

Lo hace además con la convicción demostrada en la letra de "Decadencia", totalmente aplicable a lo que a fe ciega en la cuestión musical se refiere: "Muchos quieren ver / quieren verte caer / bastardos hijos de perra / en el infierno te esperarán. Nunca abandonar / ni mirar atrás / lo haces por ti / hasta morir". 

También repite en cuestiones de sexo duro. "Cinturón polla", la intensísima "Más adentro" (inspirada en los Cramps que además son la banda sonora de la fiesta privada que se monta la pareja en casa) y "Abrazando el metal", son ejemplos bien explícitos. Tiene esta última perlas de la prosa de billar, herencia quizás del rock duro callejero de los 80, que tan bien maneja Nicolás: "Bailando en la pista de la Excalibur / privando minis hasta reventar / luego cabalgando en tu habitación / hijos de la tormenta, el speed y el alcohol". Himno seguro del seguidor fiel del grupo aunando posiblemente cuero y metal para referirse a heavy y erotismo duro (aunque el mismo autor de la letra nos refiere haberse inspirado en realidad en Judas Priest y Dio). La versión multinstrumental que hacen para terminar el disco (con Goyo (Zinc) a la guitarra y Morris a la voz) es precisamente una muestra de las muchas posibilidades de la música del grupo cuando se la arropa algo más. 

"Sangre y vino" y "La cosa del pantano" son dos canciones enormes. Preciso como siempre en la descripción del inframundo urbano, en la primera se encuentran estrofas de alarmante lucidez para referirse al ecosistema de gente que habita la calle. Sangre y vino, esquizofrenia y demencia: "Un agujero para los sin techo / un trampolín hacia la locura". Las cucarachas se confunden con los humanos; meadas y vomitonas; gruñidos en la oscuridad; navajas que cortan el aire y botellas rompiéndose en tu cabeza....

La historia de la segunda transcurre entre insectos, babosas, alimañas y caimanes. Auténtica historia del Conde de Montecristo donde la avaricia del socio y la traición de la esposa ("Les entregué los mejores años de mi mente y mi bragueta") llevan al protagonista a vivir en el lodo del pantano. Cuenta Nicolás que se inspiró en el comic original de Len Wein y Berni Wrightson (1970). Más lenta, es la que realmente más parece rock oscuro de los Cramps.

Disco que reitera los aciertos que había en los anteriores, que sigue explotando historias como sólo cuenta y toca Capitán Entresijos y que innova en la mayor participación de las voces que acompañan a Nicolás y que rebaja la posible sobre-producción de efectos del "Furia Chicharra".

Compartir

Otros Discos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies propias para facilitar tu navegación y una atención personalizada gracias a la información estadística que obtenemos tras analizar hábitos de navegación. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí

ACEPTAR
Aviso de cookies