Warning: Parameter 1 to wp_default_scripts() expected to be a reference, value given in /home/lafonote/public_html/wp-includes/plugin.php on line 601
LaFonoteca, Disco: En Familia
portada del disco En Familia

Como si fuera un cuento de hadas, cuando parecía que la historia de las Vainica Doble acabaría con un borrón con la edición del mediocre "Carbono 14" (Mercury,1997) apareció el sello Elefant para en un acto de justicia poética ofrecerlas tener un final como se merecían, con un trabajo a la altura de su discografía. El contacto entre ellos se produce gracias al homenaje organizado por Paco Clavel en forma de exposición en el Círculo de Bellas Artes de Madrid durante febrero y marzo de 1999 en el que Elefant publica un catálogo/recuerdo de la exposición en forma de EP llamado "Miss Labores" (Elefant, 1999).

Tras esta primera toma de contacto se empieza a hablar de la posibilidad de publicar un disco con nuevas composiciones, y de esta manera se edita el último trabajo de Vainica Doble. El nombre del disco le va como anillo al dedo, ya que las Vainica se rodearon de su entorno más cercano para poder grabar con una comodidad que hacía años que no tenían. Aparte de ser productor y arreglista, Álvaro de Cárdenas también toca la guitarra, los teclados y el bajo, Laura de Cárdenas puso coros, cello y compuso el tema "El museo", Diego de Cárdenas puso música y coros en "El paisaje" mientras que el coro de "Nana en re" está compuesto por las nietas de Gloria y las sobrinas de Carmen.

El álbum fue grabado durante la primavera y el verano de 2000 en los estudios Arcos del Valle excepto baterías y piano de cola, que fueron grabados en los estudios Trak, así como los pianos verticales que se grabaron en casa de Laura de Cárdenas. Álvaro busca músicos de su total confianza y de esta manera la banda de acompañamiento fue la formada por Gerardo Cardozo y Paco Beneyto (Los Secretos, Viceversa) a la batería, Javier Casado con los teclados y programaciones, José Luis Pozuelo, Mane Larregla y Jesús Arroyo (Los Secretos) a la guitarra, Alexis Torrubia con los teclados y Basilio Martí con el órgano. La portada fue obra de Javier Aramburu.

Ya con las primeras notas de "Chiribitas de limón" uno ya sabe que estas son las Vainica de toda la vida, ningún otro grupo podría describir de esta manera el cosquilleo que sentimos al enamorarnos. Con ese nombre, invariablemente nos hace recordar a "Caramelo de limón" que también abría un disco, en este caso el homónimo "Vainica Doble" (Ópalo, 1971). Y es que el dúo hace que este "En Familia" parezca un gran homenaje a toda su carrera porque no parece nada casual que aparezca el Guadarrama en "El pintor", o que el león de "El rey de la selva" se parezca tanto a "El oso poderoso". Siguiendo en esta línea uno puede imaginarse que "Página en blanco" es lo que pasó Carmen cuando le propusieron grabar este disco, el eterno miedo del escritor a quedarse sin ideas. Aunque si hay una canción que representa como ninguna otra el espíritu vainiquero en este disco es "Dices que soy" ("Dicen que vivo / en un mundo irreal / de fantasía y quimera / que digan lo que quieran / yo vivo a mi manera").

En "Heliotropo" (Ariola, 1973) nos encontrábamos con el tema "Agáchate que te pierdes" donde cargaban contra una sociedad gris tanto en lo mental como en lo físico, ya que en las ciudades cada vez había más hormigón y menos verde. Sobre esta idea ahondan mucho más en este trabajo. En "El paisaje" lamentan que la altura de los pisos tapen la vista del horizonte, y "El chalé" es una crítica mordaz a lo que pasaría años más tarde con el boom inmobiliario. Para dejar clara su postura está "El ruido", una reivindicación del silencio en contraposición del ajetreo y el bullicio de las ciudades que no dejan disfrutar de las cosas más sencillas y a la vez más bonitas de la vida ("Déjeme escuchar / el silencio de la nieve / el canturreo de la tierra cuando llueve / y la algarabía de las platas al crecer / el gorgoteo satisfecho del bebé").

También nos podemos encontrar con historias muy vainiqueras. "El museo" compuesta por Laura de Cárdenas capta el espíritu de rebeldía del dúo, y en "La vegetariana" hacen un retrato satírico sobre aquellos seguidores de las modas de turno. Pero como en todo su cancionero también aparecen historias más dramáticas como la del pobre "El pintor" que es incapaz de hacer el único trabajo que le llega o la de "Don Marcial" que trata sobre la homosexualidad tardía.

El resto de temas que componen el álbum son la rockera"La flor de la canalla" donde hacen un relato de cómo se sentían ellas en la noche madrileña de la época, y que junto a "Chinita de Shangai" son los cortes más olvidables del disco. La aparición repentina de un amor de adolescencia en "Caballero medieval" y la preciosa "Quiero tu nombre olvidar" que narra la infelicidad del amor perdido.

Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies propias para facilitar tu navegación y una atención personalizada gracias a la información estadística que obtenemos tras analizar hábitos de navegación. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí

ACEPTAR
Aviso de cookies