portada del disco En el Laboratorio...!!!

Grabado en los estudios Mirage y Laboratorios Ordesa en Cartagena en 2013, fue producido y masterizado por Juan, guitarra de la banda y que en este tipo de labores técnicas firma como "Herr Proffessor".

La música de los de Cartagena es, sobre todo, punk siniestro. Especialmente de esa vertiente que, más que tejer atmósferas densas y envolventes, suelta mordiscos y zarpazos. Temas en los que la música, supeditada a historias de criaturas diabólicas, ataudes malditos o seres salvajes que vuelven tras la muerte para cobrarse venganza, se convierte en mera extensión a modo de gritos y dentelladas. 

En esta línea parecen compuestos la escalofríante "El ataúd maldito" que abre el disco (historia de una valija especial que nadie ha reclamado, que va dejando un rastro de sangre tras de sí: "El encargado de aduanas ha sido hallado empaladao") o la "Después de la muerte" (historia de malditos con el destino marcado, con serios trastornos: "En el bosque de mi mente hay un río de agua negra" y a los que el tarot marca el ahorcado. Almas condenadas a no encontrar nunca la paz).

Pociones de laboratorio con efectos malditos en la mente de los que la han probado inmersas en atmósferas de pesadilla en las que las guitarras raspan como cuchillas de afeitar. "Poción de loncha" no es ciertamente de los temas en los que el oyente puede refugiarse en busca de paz.

Algo parecido a la densidad de "Corazón en tinieblas". Un mazazo after punk que rasca como una lija y que tan sólo se permite cierto planeamiento de ultratumba durante el estribillo. La voz de Pepe participa activamente en su modo más desquiciado.

Pero la música de Kante Pinrélico aporta mucho más, y es que probablemente, cuando cantan eso "Punk de cloaca, rock de cementerio", "punk de barrio, rock callejero" en "Rock de cementerio", estén dando muchas de las pistas para entender su filosofía. Tiene mucho de puro rock la música de los murcianos. Más allá del psychobilly para la claustrofobia que transmite "Nunca salgo al exterior", en la que el protagonista sólo abandona su vida subterránea movido por la lascivia por la hija del enterrador, hay además mucho rock en su faceta más macarra.

Por ejemplo el de las guitarras del "Kaos o pulpo" con el que se cierra el disco: historia de pulpos mutantes japoneses que expuestos a radioactividad adquieren tamaños que hacen pensar en que Godzilla ha encogido, con guitarras que de arranque parecen sacadas de banda grande de rock americano-australiano. O el teñido de revisionismos 77 de "Viviendo en el 77"; el de la ingeniosa "La metamorfosis" ("No no es psicosis, es metamorfosis / Ayer empleado de banca, ahora soy una cucaracha")...

Los Ramones hablaban de familias disociadas en aquel "Happy family". Yo sugiero la escucha de "Aceite de huesos" para su contrapartida en el lado oscuro del punk. Inquietudes nigrománticas familiares a ritmo de punk rock denso.

Aunque ciertamente dedican un tema al "Marqués de Sade", se encargan rápido de dejar bien a las claras que no hacer falta acudir a la literatura de románticos de otros siglos, o a las secciones de terror para encontrar la inspiración en este género. La realidad se encarga de brindar relatos aterradores con los que componer canciones de punk siniestro: Los acontecimientos de Puerto Hurraco (Badajoz) brindaron, no sólo a Kante Pinrélico, la oportunidad de componer temas como el de "Luto macabro".

Probablemente el mejor trabajo hasta la fecha de Kante Pinrélico.

Compartir

Otros Discos

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies propias para facilitar tu navegación y una atención personalizada gracias a la información estadística que obtenemos tras analizar hábitos de navegación. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí

ACEPTAR
Aviso de cookies