portada del disco El Verde Rebelde Vuelve

Comencemos con el titular: la muerte de Miguel A. Benítez fue para la música española una tragedia comparable a la que supuso para el rock anglosajón la desaparición de Kurt Cobain. Si no mayor aún, ya que nuestro anémico panorama no anda precisamente sobrado de talentos naturales de la envergadura del Migue. Para que nos entendamos: aquello fue una auténtica putada.

Resulta loable la voluntad de Marcos y Diego de seguir adelante con Los Delinqüentes. Es una decisión valiente y supongo que muy meditada. En este contexto, “El Verde Rebelde Vuelve” (Virgin, 2005) se presentaba a priori como la mayor incógnita en la todavía corta trayectoria del grupo jerezano. ¿Serían capaces de superar el durísmo palo?. Lo que es incuestionable es que la causa garrapatera contó con apoyos muy significativos en esta nueva e incierta etapa: nombres de la talla de Kiko Veneno, Rafael Amador, Gualberto o Diego Carrasco no dudaron a la hora de arrimar el hombro. Sus apariciones estelares hacen que el tercer disco de Los Delinqüentes esté muy lejos de ser una completa decepción. Aunque, las cosas como son, escuchándolo uno tiene la amarga sensación de que algo se ha perdido para siempre.

Para empezar, las espectaculares aperturas de discos anteriores encuentran en “El show de los rateros garrapateros” una tibia continuación, aunque también es cierto que es imposible no caer rendido ante el encanto del estribillo de “La primavera trompetera”, otra conquista rumbera (y van…). “Después” es el obligado recuerdo al Migue y la canción más emocionante del disco. Optimismo contagioso a ritmo de tanguillos gaditanos, con una notable colaboración de Bebe y el deslumbrante sitar del ex-Smash Gualberto.

Con “Ya nadie te quiere” entramos en el pantanoso terreno de la canción protesta, un registro que no les va nada. Los bajos fondos de la prensa rosa y la telebasura son el blanco de los dardos de esta rumba intrascendente en la que Diego Carrasco hace de las suyas. La cosa mejora bastante con “Chiclana”, sobre todo cuando escuchamos la inconfundible voz de Kiko Veneno.

“Pirata del estrecho” es un reggae muy conseguido, mientras que los guiños country-sureños de “Johnny Chaparrón (El Hombre Lluvia)” dejan bastante que desear. Rafael Amador es el gran protagonista de “Estoy sentado en mi cama” , en la que nos empezamos a cansar de tanta rumba buenrollista. “No llevamos ná” son unos simpáticos pero prescindibles tanguillos y es en “El abuelo Frederick” donde se hace más dolorosa la ausencia del Migue. Volvemos a escuchar aquí su poderosa voz, recogida en una antigua maqueta en la que introduce brevemente la canción. Cuando Marcos regresa al primer plano se apodera de nosotros una sensación parecida a la de un coitus interruptus. Con todos los respetos hacia El Canijo. Por otra parte, no es de extrañar que ésta sea una de las mejores canciones del disco.

Entre lo mejorcito está también la bluesera “No me quites mi tomates”. Ya casi habíamos olvidado que estos tíos eran rockeros. A destacar esa guitarra genial de Rafael Amador. “Trabubulandia” es una fiesta lisérgica por bulerías de Jerez, que nos presenta a unos personajes destinados a convertirse en iconos garrapateros: los trabubus, esos traviesos duendecillos.

Por su parte, “El increíble mundo donde habitan los calcetines” y “El polígano chimenea” son dos breves sketches musicales que no aportan demasiado al conjunto.

“El Verde Rebelde Vuelve” no es un mal disco. Las ventas no se resintieron y las nuevas canciones fueron acogidas con entusiasmo por la gran mayoría del público, algo que no podrá poner en duda nadie que haya asistido a alguno de los conciertos de las últimas giras. Sin embargo, ¿qué queda de Los Delinqüentes? ¿Dónde están el rock, las letras surreales, el lirismo espontáneo, la mordiente? Desde luego, no en este disco. Aquí sólo hay buenrollismo de usar y tirar.

No es culpa de nadie.

Compartir

Otros Discos

Comentarios

foto del usuario Gonzalo Cocaño Álvarez
Gonzalo Cocaño Álvarez
6 octubre, 2009 at 11:47

Mire caballero, ya nadie te quiere fue porque cuando los delinquentes empezaron a hacerse famosos alguien comento algo en un plató de tv y karmele dijo que “estos seguro que no valen para nada”, así que ahí tiene la primera. En segundo lugar, la letra y la gracia que tiene Johny Chaparron, y el mérito de hacer una cancion de 5 minutos con 3 acordes hace totalmente surrealista su critica. ¿¿¿QUE SE EMPIEZAN A CANSAR DE TANTA RUMBA BUENROLLISTA??? QUE QUIERE, QUE LLOREN??? la gente ya no quiere más canciones de amor por favor, necesita evadirse de sus problemas, y creanme, esta musica es mejor que todas las drogas. y por cierto, si en el “increible mundo..” y “el poligano chimenea” son sketches, ¿¿que es toda la cara B de Abbey Road?? ¿¿y que me va a decir, que no va con el conjunto??

foto del usuario Raúl Alonso
Raúl Alonso
6 octubre, 2009 at 13:10

No entiendo lo de “ahí tiene la primera”. Los comentarios están para eso, para realizar apuntes, no para recriminar nada.

Lo único que puedo decir es que Alejandro habla da su opinión, y por ello el artículo está firmado. No hablar en representación de nadie, y mucho menos se erige portavoz “de la gente”.

Y a tí esa opinión no te gusta, porque tienes otra. Pues bien, debatamos, en lugar de guerrear…

¡País!

foto del usuario Gonzalo Cocaño Álvarez
Gonzalo Cocaño Álvarez
6 octubre, 2009 at 14:57

Caballero yo no guerreo, respeto su opinion pero no la comparto. Me gusta debatir y como ve lo hago con argumentos, uno a uno, cancion por cancion, y como a mi juicio no me parece una critica correcta tengo derecho a expresarlo, pero no diciéndolo, sino demostrandolo con argumentos para que debatamos

foto del usuario Raúl Alonso
Raúl Alonso
6 octubre, 2009 at 15:09

Discúlpeme entonces, pero el tono me pareció muy agresivo. A veces es lo que tiene leer a alguien en lugar de oirle…

foto del usuario Gonzalo Cocaño Álvarez
Gonzalo Cocaño Álvarez
6 octubre, 2009 at 15:11

jeje sin ningun problema caballero, la culpa del tono es mia hablando o escribiendo o como sea. Gracias

foto del usuario Alejandro López
Alejandro López
6 octubre, 2009 at 19:24

En primer lugar aprenda a leer: no es “se empiezan a cansar”, no se cansan ellos, “nos empezamos a cansar” nosotros, los oyentes, permítame el plural mayestático aunque sea una percepción personal mía, que para eso firmo la crítica. Ahí tiene la primera. En segundo lugar, el dato que aporta sobre “Ya nadie te quiere” es irrelevante para la valoración de la canción, aunque se le agradece el apunte. Precisamente para eso esta web permite comentar las críticas y biografías, para buscar la interacción con los lectores. Por último, me fascina su portentosa capacidad para saber qué es lo que quiere escuchar la gente. Yo sólo conozco a personas que saben lo que ellas mismas quieren escuchar, y a veces sólo lo saben a medias. Le felicito por su superpoder.

Sin más, reciba mi afectuoso saludo.

foto del usuario Gonzalo Cocaño Álvarez
Gonzalo Cocaño Álvarez
7 octubre, 2009 at 10:30

caballero, efecivamente “se empiezan a cansar” es por ustedes, otra cosa es que usted no lo haya entendido.
El dato para “Ya nadie te quiere” será irrelevante para usted, porque existieron y existen mil grupos que no hacen musica en calidad de protesta y sin embargo en un momento dado aprovechan el disco para lanzar un mensaje a alguien, sean las circunstancias que sean. Y yo no tengo superpoderes, no utilice demagogia conmigo porque se le está viendo el plumero. Yo lo veo en los conciertos y en lo que habla la gente, que es de cómo este tipo de música (aslandticos, muchachito, macaco) esta sufriendo, gracias a Dios, un ascenso vertical. Usted me felicita por mi superpoder, yo le felicito por su mierda de critica.

foto del usuario LM Pérez
LM Pérez
7 octubre, 2009 at 11:52

Tu quoque, Fonoteca?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies propias para facilitar tu navegación y una atención personalizada gracias a la información estadística que obtenemos tras analizar hábitos de navegación. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí

ACEPTAR
Aviso de cookies