Warning: Parameter 1 to wp_default_scripts() expected to be a reference, value given in /home/lafonote/public_html/wp-includes/plugin.php on line 601
LaFonoteca, Disco: El Ventrílocuo de Sí Mismo
portada del disco El Ventrílocuo de Sí Mismo

La senda de la recuperación del concepto más pop iniciada en “Cobre Cuanto Antes” (Acuarela, 2002) explota definitivamente en ese nuevo disco que, a la postre, sería el último de una fructífera e impresionante unión con el sello Acuarela.

Aún sin esforzarse en cantar tan bien como lo hará a partir de entonces pero sí en que se le entienda la voz que está mucho más alta que en el pasado, acompañado por unas melodías alegres, tarareables incluso, con un vestuario mucho más convencional que anticipaba esas composiciones de pop de guitarras perfecto que exploraría en “El Fuego Amigo” (El Ejército Rojo, 2005). Ejemplos palmarios de esto son las que abren el disco “Goma 2” y “Tostadora on”.

Las referencias a la cultura popular a la adolescencia y hasta a la infancia. De otra infancia que ya no es la de hoy porque ningún niño de ahora comprendería una observación tan iridiscente como: “No hay diamantes bajo las aceras, salvo en el Inter. Sopena”.

Con esto no se quiere decir que sea un plato para todos los paladares. Sus retruécanos de frases del refranero o de expresiones coloquiales pueden hacer perderse a más de uno, el sentido de humor negrísimo, el uso de los campos semánticos de manera amplia (un ejemplo perfecto de esto es la extraordinaria “Smoking” en la que exprime los posibles significados de cada una de las frases: "No hacen más que poner pegas, los trabajadores de smoking. Es la parte brillante de sus días”).

Musicalmente aparece de manera explícita una de las influencias mayores de Luque como son los ingleses The Smiths. “Me hipotecaré a -20º” podría estar en cualquiera de los discos de la banda de Morrisey, y la maravillosa “La piña conseguida” parece, por momentos, ralentizar “Panic”. Eso sí, Moz jamás escribiría: “hay un tifón para cada isla exótica, van a llover las piñas en la playa” o “cuéntale a los vigilantes del museo que tocar es importante”. Ternura, risas y un talento para la escritura heterodoxa inigualable, irrepetible.

¿Cómo no lo vamos a querer? ¿Cómo no lo vamos a admirar? Tras este disco todo cambió en la carrera y en la vida del sevillano.

Compartir

1 2 3

Otros Discos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies propias para facilitar tu navegación y una atención personalizada gracias a la información estadística que obtenemos tras analizar hábitos de navegación. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí

ACEPTAR
Aviso de cookies