Warning: Parameter 1 to wp_default_scripts() expected to be a reference, value given in /home/lafonote/public_html/wp-includes/plugin.php on line 601
LaFonoteca, Disco: El Sueño del Camaleón
portada del disco El Sueño del Camaleón

La Rosa continúa evolucionando y lo hace manteniendo toda su esencia: los acercamientos blues que ganan presencia con respecto a discos anteriores, la carga emotiva de sus composiciones y una sencillez –sólo en apariencia- que es la clave de su sonido. El pesimismo y la oscuridad se hacen más evidentes que nunca –“Rasgo las venas de mi muñeca, un solo corte claro y preciso, estoy flotando en mi bañera, pronto estaré en el paraíso” canta Magín en el primer corte, que tiene el más que explícito título de “Cansados de vivir”-. La influencia de Lou Reed y la Velvet Underground queda patente en algunos de los mejores temas del disco, como es el caso de los dos primeros.

La producción corre a cargo de Segundo Grandío –Siniestro Total-, que ejecuta un trabajo personal remarcando los aspectos sombríos y dejando que sea la voz de Magín la que acapare todo el protagonismo. Lo cierto es que la producción podría haber sido más lograda, ya que en ciertos momentos es casi inexistente –“Días en blanco”-.

Los primeros cortes dejan patente una evolución en su sonido, el pop pasa a un segundo plano y son el blues y los coros cercanos al soul los protagonistas. Nos encontramos con grandes canciones como “Todo lo que ves” y “Soy un desastre” –elegido como single-, un blues luminoso sobre paseos entre nubes y viajes a través del sol.

La soledad, la lluvia y la derrota pasean por cada corte, la capacidad poética de Magín –autor de todas las letras del disco- queda patente en “El sueño del camaleón” –“Cuando terminé el invierno / y vuelva a brillar el sol / todo será como un sueño / que abrasó mi corazón”- y “Luz de sol” –“Dejo que todo siga su camino / yo seré el dueño de mi destino / y dejo que el viento golpee mi cara / y que se pierda dentro de mi mirada”-.

Cuando el nivel comienza a bajar llega “El tren” y consigue volver a situarnos donde más les gusta, en la estación más próxima a la melancolía. Esta sería su penúltima parada, la última llegaría dos años después, “En el Arco Iris” (Mobil / ECD, 1994).

Compartir

Otros Discos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies propias para facilitar tu navegación y una atención personalizada gracias a la información estadística que obtenemos tras analizar hábitos de navegación. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí

ACEPTAR
Aviso de cookies