Warning: Parameter 1 to wp_default_scripts() expected to be a reference, value given in /home/lafonote/public_html/wp-includes/plugin.php on line 601
LaFonoteca, Disco: El Shock de Leia
portada del disco El Shock de Leia

Con una carrera larga, con altibajos, vibrante, apasionante y diversa, y tras un paso ineludible por uno de los momentos más míticos de la Historia de la música popular española, como es su colaboración con Enrique Morente en el fabuloso e irrepetible "Omega" (El Europeo, 1996), Lagartija Nick volvían en 2007 con este energético "El Shock de Leila" (Recordings From The Other Side, 2007).

Título generacional que remite a la trilogía de las galaxias de George Lucas, muestra una banda sólida, entregada y reconducida tras unos años de cierta desorientación. Es de recibo decir que sigue la senda abierta por “Lo Imprevisto” (Lagartija, 2004). Pero lo que más llama la atención es que nos encontramos ante el disco más pop de la veterana banda. Una temática dominada por letras mucho menos crípticas de lo acostumbrado por Antonio Arias, que a veces les llevaba a callejones sin salida, arrebatos lingüísticos incomprensibles muchas veces asfixiantes por la rudeza musical que los acompañaba.

En este disco todo parece mucho más limpio, mucho más nítido. Amores tortuosos, desamores dramáticos, reproches y reconciliaciones. Y una pegada melódica de impresión. La contundencia en la batería del recuperado para la banda Eric Jiménez (también en Los Planetas) guía unas canciones accesibles tanto a sus seguidores de siempre como a nuevos públicos a los que abrirse. De hecho la mejor canción del álbum, la casi nuevaolera “Veinte versiones” podría pasar por uno de los puñetazos de pop inmediato de sus paisanos granadinos.

Canciones cortas (ninguna llega a los cuatro minutos) e intensas. Y aunque la temática general es la de los sentimientos no olvidan su pequeño espacio para su ataque (un tanto obvio e ingenuo, hay que decirlo) a las grandes corporaciones en temas como en “El signo de los tiempos”, que retrotrae a pasajes anteriores como el violento y desgarrado “Inercia” (Sony, 1992).

También se toman su tiempo para la búsqueda personal, como en “Pasajeros en tránsito”, en la que claramente Arias habla de su propia trayectoria artística y su derecho a enmendarla y a aceptar sus propios errores pasados que les hacen ser presente. U otra búsqueda, como la de la belleza de un texto, el de “Un marciano envía una postal a casa”, llena de alucinadas imágenes que podrían ser cursis pero que su delicado ritmo de vals las enmarcan en un romanticismo enfermizo, visceral. Un camino por el que también transita “Carmen Celeste” que fue editada como single de adelanto y que es otra joya resplandeciente en la que se habla de cómo el amor es capaz de fructificar, en este caso, en la hija recién nacida de Antonio y Lorena. Una maravilla.

El disco se cierra con un bonus track que es la versión en inglés de “20 versiones” titulada para la ocasión “Going to Mars” en la que se hacen acompañar de Honest John Plain de la mítica banda punk The Boys.

Compartir

1 2

Otros Discos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies propias para facilitar tu navegación y una atención personalizada gracias a la información estadística que obtenemos tras analizar hábitos de navegación. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí

ACEPTAR
Aviso de cookies