portada del disco El Endémico Embustero y el Incauto Pertinaz

Lejos de dar muestras de cansancio, el trovador de Carabanchel sigue sacando todo lo que tiene dentro a cada disco que edita; parece haber cogido el ritmo que le viene bien para grabar y girar, y el tiempo le ha dado la capacidad de hacer lo que le venga en gana; cosa que además resulta muy beneficiosa para nosotros.

Si muchísimos grupos desde el primer corte del disco intentan sorprender al oyente para atraparlo en el resto de las pistas, Rosendo va más allá y sorprende al personal con esa obra de arte de libro medieval con el que presentó el disco (en edición limitada eso sí) y por supuesto un contenido que no le va a la zaga.

Como no podía ser de otra forma, Rosendo tira sus envenenados dardos contra políticos y demás cabecillas del sistema. El madrileño que cada vez escribe mejores letras no deja títere con cabeza siendo además fiel a su estilo y su particular verbo: “Harto de escudos y banderas / harto de ver cómo me lleva la corriente / harto de siglas y fronteras” canta el artista en “Harto”, no sin aderezarlo bien con un rock and roll marca de la casa, tan personal, tan característico, tan rosenderiano.

Tienen cabida como siempre algunos huevos de Pascua: un poquito de reggae como ya se espera uno a estas alturas en “La triste cagalera” o “Una duda razonable”, una soprendente incursión en el hip hop  acompañados de La excepción y una pieza en clave de blues en “A dónde va el finado” que resulta quizá lo mejor del disco.

Compartir

1 2

Otros Discos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies propias para facilitar tu navegación y una atención personalizada gracias a la información estadística que obtenemos tras analizar hábitos de navegación. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí

ACEPTAR
Aviso de cookies