portada del disco El Camino a Seguir

Confieso que me gusta mucho la insolencia que rezuma el último disco de A.V.T. La que les lleva, por ejemplo, a sacar pecho a la hora de dejar por escrito en la carpeta interior su autosuficiencia, indicando que composición, interpretación, producción, grabación, diseño y edición corren integramente a cargo del grupo. Sólo la masterización la dejaron en manos de Ojo. Porque en el fondo Grabaciones Corruptas no es sino uno de los alias que adoptan Jaime y Txus (bajo y guitarra, respectivamente) cuando se ponen a eso de grabar de manera artesanal. En esta ocasión lo han hecho para su propio grupo en los locales Senegal donde ensayan habitualmente.

Apostando todo sin vuelta atrás a su rabiosa juventud, se reservan sólo el papel de hijos de ese capitalismo de hambrientos, banqueros y políticos, en lo que todo lo deciden momias, muertos y viejos. Se sienten pisados, engañados por el poder corrupto y desterrados por no querer seguir el juego. No ofrecen soluciones pero sí sus entrañas abiertas. "Juventud, valor en alza / Fluctuaciones del mercado / Vivir haciendo la calle es la alegría del amor / y apuñalar por la espalda son las leyes del comercio" dicen en uno de los momentos más sobresalientes de sus letras.

Incondicionalmente urbanos, su ciudad es el infierno que describen de prostitutas explotadas y borrachos sin un duro. Conglomerados de edificios y calles laberínticas, como las que representan en el acertadísimo diseño de portada.

Me atrapa la urgencia rabiosa de sus canciones, como la que tuvieron en su momento Buzzcocks, y no porque necesariamente suenen como ellos. Los guitarrazos enérgicos de "Otra noche más", "Nos quieren pisar" o "Desterrados", la tensión trepidante de píldoras de desafección y requiebros en infiernos personales, los efectos en las voces de "El camino a seguir"... Utilizan a las mil maravillas las posibilidades de un grupo en el que, en realidad, pueden cantar tres de sus componentes. Suenan así diferentes dependiendo de si es  Eva la que se encarga del micro, o si se lo pasa a Jaime o Txus.

En su momento sugería a Wedding Present a la hora de referirme a ese sonido de guitarras frenéticas y sucias, y me parece seguir oyendo algo de los ingleses cuando cierran la primera cara del disco con "Mentiras, poder y corrupción" o el "Nada es para nada" de la cara B.

Un arranque como el de "Son sólo momias" anuncia que estamos en presencia de uno de los mejores temas del disco. También me gusta la tensión oscura de "El miedo guía tu vida" antes de que se desboque sin freno en su final. Una oscuridad que probablemente también le de el bajo a "Carne y desechos", otra de esas canciones con querencia a instalarse en tus neuronas.

Si bien la cara B la empiezan con dos temas que ya aparecían en su maqueta: "Desterrados" y "Generación maldita", el disco acaba con un extra que la banda prefiere dejar como bonus en oculto para aquellos que se han comprado el vinilo. Probablemente sea el corte donde más se han exigido a la voz.

Que A.V.T. estén presentando su segundo trabajo, tras su EP de debut, significa que una de las asociaciones de inquietudes más interesantes de Madrid ha encontrado la suficiente estabilidad para seguir componiendo con garantías discos jugosos como éste. No podemos sino congratularnos.

Compartir

Otros Discos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies propias para facilitar tu navegación y una atención personalizada gracias a la información estadística que obtenemos tras analizar hábitos de navegación. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí

ACEPTAR
Aviso de cookies