portada del disco Disco de Autoayuda para Mutantes

En el 2011 llega el segundo asalto de Las Ruinas. Diez canciones grabadas y mezcladas en Micromaltese por Marco Morgione y masterizadas por Yves Roussel, en las que los barceloneses dan rienda suelta al heavy pop, o al power pop enérgico con la melodía en el punto de mira. Estamos ante un ejercicio punk-pop con una clara cadencia 90's y cierto toque new wave y old school.

En cortes como "Secundarios del mundo, uníos!" -pequeño himno underground cargado de frescura-  y "Cinco semanas en globo" las guitarras crean un auténtico muro de sonido.

Lo que nos permite colgar la etiqueta a Las Ruinas de "banda díficilmente clasificable" es su variedad de registros. Tras el estruendo inicial, llega la dulzura de "El navegante" con coros redentores y un estribillo crepuscular: "Aquí viene un nuevo muerto / soy el navegante / no hay patria no hay credo / soy una hoja al viento... vagar es mi destino" que consigue desarmarnos de improvisto.

En "Paranoide esquizoide" vuelven a cambiar de tercio, la melodía continúa en primer plano pero las guitarras se aceleran para armar un corte marciano cargado de intensidad. A continuación, en"Estrella fugaz", se dejan llevar por los desarrollos punzantes y una letra sencilla pero efectiva: "Estrella fugaz dejaste tu luz / solo un instante / te extraño tanto".

Con "Un regalo" pierden fuelle, su acercamiento al punk acelerado no termina de convencer, ritmos hardcore que desentonan colocados entre la suavidad de "Estrella fugaz" y "El extraño". Las Ruinas se mueven como pez en el agua cuando la melodía permanece en primer plano, con las letras sencillas y emotivas, en territorios más hardcore pierden su esencia. Ese es el terreno de otras formaciones como Novedades Carminha.

Con "Atlántida" vuelven a brillar, instrumentalmente muestran su gran solvencia. En "Cerveza beer" muestran su lado más irónico, la cara más cosmopolita y moderna de Barcelona, jugando con el inglés, el catalán y el castellano... "la invito a ‘menjar’ un shawarma, ‘em diu’: “fifty euros, vamos a la cama”. Cierra el himno al amor no correspondido.

Un buen disco de una formación original y atrevida que al margen de modas y tendencias muestra una gran honestidad.

Compartir

Otros Discos

Add Comment Register



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *