portada del disco Diario de una Mujer

Embutido entre dos LP de algún modo ajenos a la actividad compositiva habitual de esta cantautora, nace entre “Mari Trini” (Hispavox, 1984) y “Mari Trini en Vivo” (Hispavox, 1985). La cronología así juega en contra más si tenemos en cuenta que en el segundo de los citados se incluyen hasta cuatro de las nueve piezas de este disco, si bien en versiones de directo.

El anterior preámbulo viene a justificar de algún modo como un aceptable long play, bastante mejor que otros de esta misma artista y década pasase un tanto desapercibido.

La producción de Maryní Callejo es un tanto ecléctica y tanto se deja llevar por sintetizadores y otras perversiones modernas en “Hombre marinero”, como abraza una vez más la clasiquísima orquesta en “Solo una mujer”, por citar solo las dos primeras pistas.

También existen algunos temas de tediosa repetición. “Olvídate” es mejor olvidarlo rápidamente y pasar a la trepidación de “Como debe ser”, que con buen criterio comercial fue elegida a ritmo de reggae para encabezar el sencillo que sirvió de presentación a este trabajo. Una letra aparentemente anodina que encierra un importante alegato sobre la discriminación sexual en la sociedad actual. Tras esta pieza encantadora nos topamos con el tema que da título a todo el álbum. Una pieza solemne en exceso y un tanto retórica en su letra.

No está nada mal “Que loco plan”, una piececita pop que recuerda a Los Secretos y cierra el disco y que también nos presenta una faceta poco explotada por esta cantante.

Compartir

1 2 3 5

Otros Discos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies propias para facilitar tu navegación y una atención personalizada gracias a la información estadística que obtenemos tras analizar hábitos de navegación. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí

ACEPTAR
Aviso de cookies