portada del disco De Guijuelo a Wisconsin

Debut de Estrogenuinas en forma de CD autoproducido con la que sería su primera grabación si exceptúamos los tres temas que prepararon anteriormente para presentarse a concursos: “Salmones de mercurio”, “Al pasar la barca” y “Pepinos asesinos”. Todos ellos aparecerían aquí también, recuperados en una sesión que tuvo lugar en febrero de 2013 en los estudios Arcane Planet de Salamanca.

Título rotundo y expresivo, porque no siendo ninguna de allí, escoger Guijuelo como referencia salmantina supone toda una declaración de intenciones. No conozco Wisconsin e ignoro por tanto las razones que les pudieron llevar a fijarse en semejante destino, pero a tenor del desdén y hartazgo que demuestran en "Cansada de Kansas" (con algo de juego fácil de palabras), uno diría que el tránsito entre el paraíso chacinero patrio y los Estados Unidos tiene mucho de pasar "de Málaga a Malagón".

Demuestran ingenio a la hora de escribir las letras de sus canciones, algo que les gusta hacer exprimiendo el significado de las palabras. Algunos momentos de "Fiesta de fin de curso en el colegio católico", "Islas Caimanes" o la misma "Bacanal musical" son especialmente notables.

Una docena de temas que muestra al cuarteto con amplitud de miras, yendo más allá de ese punk rock ramoniano del que ellas mismas reconocen inspirarse. Sus argumentos son bien variados, pasando de lentitudes contemplativas como las del "El chalet o el yate" (cuyo recuento por la jet-set hace pensar en Puerto Banús) a momentos más vigorosos. La misma "Cansada de Kansas" de la que hablábamos antes, no termina de dispararse más que en el estribillo. Por otro lado, no tienen problema en desmarcarse con "Dalái-Lama" en lo que parece un divertimento electro-dance.

"Roller girl" es la única que escriben en inglés, argumentando el origen norteamericano del deporte, que dicen conocer de amigas que pertenecen al equipo salmantino de las Kinkicharras. Cuando les consultamos nos comentan además haber querido jugar con una alteración estilística: la de cambiar en el estribillo "row, row" como rugido con "rawwwr" de mujer guerrera. Armas linguísticas de riot girrrls.

Asimismo guitarras como las de "Salmones de mercurio" son dignas de destacar. Toda esta invasión de seres marinos transmutados tiene, por qué no, algo del "Nuclear sí" de El Aviador Dro y sus Obreros Especializados. Puestos a engordar la posible analogía, también hay influencia radiactiva en los "Pepinos asesinos".

Pero si, por lo que fuera, hubiera que resaltar un único detalle en el disco por encima del resto, yo propongo "Al pasar la barca", toda una bofetada contra la asignación de roles a lo tonto que nos marcan desde bien pequeños desde el mismo cancionero popular. En este caso el grupo charro lleva el "Ni yo soy bonita ni lo quiero ser" al límite para dejar las cosas claras.

Compartir

Otros Discos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies propias para facilitar tu navegación y una atención personalizada gracias a la información estadística que obtenemos tras analizar hábitos de navegación. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí

ACEPTAR
Aviso de cookies