portada del disco Cuéntame Un Cuento

Decía en “Gente impresentable” (Twins / DRO, 1991) que ese fue su primer álbum con gran éxito, pero este es el álbum con el que dieron el pelotazo -precisamente, título de una de sus canciones- definitivo, ante el cual las ventas del anterior parecen poca cosa. A ver, ¿quién de ustedes no conoce “Cuéntame un cuento”? ¿Algún noruego en la sala? Porque si no, no se explica. Pues sí, “Cuéntame un cuento”, “El ritmo del mar”, “Trágame tierra”...

Y aún no hemos nombrado “20 de abril”. El himno, la gran canción por antonomasia de Celtas Cortos, la lectura de una carta que con melancolía rememora las andanzas juveniles, los viejos amigos y amores perdidos en el transcurso de la vida. Solo ella ya explicaría el enorme éxito que tuvo el álbum, que llegó a superar las 500.000 copias vendidas. De entre los momentos instrumentales, el más destacable probablemente es "El alquimista loco", con un punteo de guitarra la mar de heavy.

Acabando, el álbum sigue la pauta que ya marcó “Gente Impresentable” en cuanto a fusión musical, y aunque en conjunto no se hace tan arrebatador, "Cuéntame Un Cuento" (DRO, 1991) sigue siendo un disco atractivo y necesario de aquellos días.

Compartir

1 2

Otros Discos

Comentarios

foto del usuario Raúl Alonso
Raúl Alonso
16 noviembre, 2010 at 16:33

Yo creo que el himno o clásico por antonomasia de Celtas Cortos es “La senda del tiempo”. Al menos es la canción con la que solían cerrar los bares en mi juventud pueblerina.

foto del usuario Don Dan
Don Dan
26 junio, 2011 at 02:34

Es curioso que nunca nadie hablando de este disco haga hincapie en la sorprendente portada. Es muy buena, como si se tratase de un SGT PEPPER del arte, y sigo sin entender porque sale Mortadelo arriva con una cabeza extraña como de pajaro. Las dos primeras canciones son mis favoritas.

foto del usuario Javier Jiménez
Javier Jiménez
20 abril, 2013 at 07:03

Eso habría que preguntarsélo a Mary, que fué el autor. Buena noche aquella cuando me la enseñó, estaba sin terminar, pero ya apuntaba maneras; su destino era otro, pero acabo en mejor sitio que podía estar.
Aquella noche estuvimos en Malasaña viendo un concierto de Manolo Tena en la sala Elígeme, presentaba su primer trabajo en solitario “Tan raro”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies propias para facilitar tu navegación y una atención personalizada gracias a la información estadística que obtenemos tras analizar hábitos de navegación. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí

ACEPTAR
Aviso de cookies