portada del disco ¿Cuándo Se Come Aquí?

El disco grabado por la formación inicial de Siniestro Total, Julián Hernández -batería y coros-, Miguel Costas -guitarra y coros-, Germán Coppini -voz- y Alberto Torrado -bajo-, es una de las joyas más grandes de La Movida, tanto viguesa como madrileña. Punk en estado puro, sin adulterar, con matanzas de jipis en las Cíes, ahorcados empalmados, esqueletos sin pilila, chochos voladores y un Ayatolah con ganas de tocar los cojones. Todos ellos forman parte ya del imaginario colectivo de varias generaciones.

Quince temas grabados en tres días, editados por Discos Radioactivos Organizados (DRO), radiados por Jesús Ordovás hasta la extenuación en Radio 3 y que supusieron un éxito masivo sin precedentes. De hecho DRO no era capaz de atender todos los pedidos que se realizaban del disco.

El revuelo que montaron fue de altura, los censuraron en la radio y en varios programas de televisión. Miguel Ríos incluso llego a afirmar “¿A dónde habrá llegado a parar el rock español cuando se cantan cosas como 'Me pica un huevo'” -en referencia a su single "Sexo Chungo / Me Pica un Huevo" (DRO, 1983)-.

El sonido es sucio, los arreglos simples, los riffs repetitivos... pero estas canciones tienen alma propia. Punk acelerado, de estribillo inmediato en el que lo políticamente correcto queda al margen. Germán Coppini se destapa como un gran vocalista, su dicción compulsiva, por momentos esquizoide, quedará siempre para el recuerdo.

En cortes como “Nocilla, ¡qué merendilla!” se acercan al post punk surrealista, en otros como “Ayatolah!” y “Hoy voy a asesinarte” -adaptación del “The life and soul of the party” de Petula Clark- al punk rock más visceral. Aunque lo más socorrido son los trallazos anfetamínicos como “Los chochos voladores” y “(Aunque esté en el frenopático) Te tiraré del ático”.

Como dijo Julián en la primera fiesta del Diario Pop, “Llegamos a la gloria más alta a la que podríamos llegar cuatro desgraciados como nosotros”.

Compartir

1 2 3 6

Otros Discos

Add Comment Register



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *