portada del disco Country & Western

Nueva entrega de Siniestro Total en manos de Joe Hardy a la producción. A sus estudios The Foam Box de Houston, en Texas, fueron los gallegos en febrero de 2010 para acometer la grabación del álbum. Aunque el trabajo en tierras norteamericanas duró cuatro días, el grupo ya llevaba trabajados varios de los temas desde mayo de 2009, en el estudio Casa de Tolos en Mañufe (Pontevedra).

Desde hace ya varios discos el sonido de la banda viene siendo técnicamente impecable, y este "Country & Western" no es una excepción; viene a confirmar la madurez de la banda y su facilidad para explorar varias vertientes de la música yankee que bien es sabido desde hace ya un tiempo, son de su agrado. Y no exclusivamente vaquera como el título podría sugerir. Siniestro suena a gran orquesta americana. Instrumentación pulcra y exquisita

Para la portada una primera página de un pretendido periódico en el que se ironiza sobre la actualidad, y se habla incluso, como si de una noticia más se tratara, de la salida al mercado del disco de Siniestro Total.

Presentado con gran despliegue, ha sido posible ver esta nueva entrega anunciada con su correspondiente entrevista al grupo en periódicos y radio. El propio grupo ha documentado detalladamente la confección del disco y su visita los Estados Unidos.

Comienzan las hostilidades con una de las canciones de título en inglés, que por cierto parece hacer un guiño a menciones pasadas a cuestiones alcoholicas ("Diez escala drinker" del "De Hoy No Pasa" (DRO, 1987) por ejemplo). Y lo hace con aires acústicos de comienzo, hasta que vientos y una guitarra de lo más luminoso hacen su aparición. Se queda con aire de celebración festivo-religiosa americana queriendo ser el primero en la fila de la bebida.

"Country & Western", además de dar título al álbum, está bien. Tiene aire de blues y tiene letras ingeniosas como las que sabe hacer el grupo desde el origen de los tiempos ("Acércate si estás de buen ver", "No hay coito sin menos de tres"). Las referencias, que a primera vista pasarían por centrarse en el país americano, termina siendo un canto a la terra galega, que por otro lado no deja de estar al oeste también, pero de la península ibérica.

Precisamente en gallego cantan la última canción con letra del disco "Quen me dera na casina". Alguna cosa entonan en inglés. Las atmósferas incluso de pasacalles, hace que recuerde a los Pogues irlandeses.

Con "Asco" llega algo de soul con armónica; a Julián le entra de todo, asco, sueño ...

Si no se trata de vicios o paranoias de seguidor de hace tiempo del grupo, yo diría que hay pizcas de letras de temas clásicos en algunos recovecos del disco: En "Sé", los coros finales rematan el despliegue de conocimientos de los que alardea el cantante, respondiendo a muchas de las cuestiones filosóficas que atenazaban al grupo; en concreto a aquellos "¿Quiénes somos? ¿De dónde venimos? ¿A dónde vamos?"  que formulaban en "Menos Mal Que Nos Queda Portugal" (DRO, 1984). En "Fariseos del rock and roll", tampoco tienen problema alguno, como en aquel "Trabajar para el enemigo" del "Siniestro Total II (El Regreso)" (DRO, 1983), de vender a su madre, si se encuentra buen postor. En este tema, donde dicen copiar sin problema a los clásicos, sí que confiesan tener problemas a la hora de llamar a las puertas del cielo, como ya hiciera Bob Dylan.

Se pueden escuchar guitarras slide en "" o "Como el aceite y el yang", o comienzos propios de Led Zeppelin en "Facundo busca lío", que tras una marcada batería continúa posteriormente rompe con fondos propios de Bowie.

"Mi amigo imaginario"  (de las más calmadas, con teclados y coros femeninos) y "Trastorno bipolar" (con aires vaqueros) comparten algo de cuestiones de doble personalidad, desdoblamientos y similares.

Los aires vaqueros soplan en "Mira donde pisas, cowboy", en la que canta el propio Joe Hardy, o en el cierre que pone "La balada del látigo", donde la trompeta fronteriza retrotrae a Los Coronas.

Los romanos, o lo que es lo mismo "Los putos amos" resultan toda una sorpresa rompiendo en mil pedazos la cadencia del resto del disco. Rock del más duro (ACDC por ejemplo) para un viaje en el tiempo por la Roma clásica. De lo mejor.

Buen disco, lo oirás con suma facilidad.

Compartir

1 2 3 6

Otros Discos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies propias para facilitar tu navegación y una atención personalizada gracias a la información estadística que obtenemos tras analizar hábitos de navegación. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí

ACEPTAR
Aviso de cookies