portada del disco Costabravismo – El Experimento es el Experimento

Nos encontramos ante un nuevo experimento de La Costa Brava, un CD-single de ni más ni menos que de diez canciones. “Costabravismo - El Experimento es el Experimento” (Mushroom Pillow, 2005), salió al mercado menos de un año después de “Llamadas Perdidas” (Mushroom Pillow, 2004) y con su título dio nombre al modus operandi de la banda, a ese algo que les hacía fabricar canciones al ritmo que las abuelas hacen las rosquillas y lo que es más, sintiéndose rematadamentre dichosos con ello y trasmitiéndolo a su audiencia. En adelante, los miembros y fans del grupo declararían pues con orgullo, a todo aquel que quisiera escucharles, que practicaban el costabravismo.

Lo cierto es que la edición de este peculiar formato que sólo se podía adquirir a través de su sello discográfico, o comprando en FNAC una de las copias de la tirada limitada que se editó, provocó algún desencuentro entre Fran Fernández y Sergio Algora pero finalmente el primero claudicó.

Y así surgió este ¿EP? ¿Single? ¿LP? que tiene sus pros y sus contras. Empezar por lo malo siempre ofrece la oportunidad de dejar al lector con lo bueno más reciente en la memoria por lo que de entrada puede decirse que este disco tendría más sentido si hubiese visto la luz allá por los inicios del grupo, cuando ciertas aristas eran explicables aludiendo al proceso de adaptación entre unos músicos que componían y grababan por separado. Teniendo en cuenta el altísimo nivel lírico y musical de su anterior disco, lo cierto es que algunas de las canciones del presente se presentan algo pobres tanto a nivel de estructura y desarrollo como de letras.

Como en “Se Hacen los Interesantes” (Grabaciones en el Mar, 2004), se incluyen tres versiones reelaboradas para la ocasión: “No me enseñen la lección”, versión ligeramente recortada del clásico homónimo incluido en el primer disco de Mecano; “Superpoder”, adaptación de la mil veces versionada “Can’t take my eyes off you”, interpretada por primera vez en 1967 por Franki Valli & The Four Seasons, y “Olvida el ayer”, fantástica reinterpretación de otro tema de 1967, “Let’s live for today”, del grupo de folk psicodélico The Grass Roots, del cual, como curiosidad, era vocalista y guitarrista principal Creed Bratton, que en la actualidad interpreta a un personaje del mismo nombre en la serie The Office.

Como contraposición hay que admitir que este disco contiene algunas buenas canciones y una espeluznantemente brillante. Se trata del primer corte “Nadie sabía que estaba muerto”, o cómo el costabravismo pervive más allá de la muerte. Tanto la letra como la música fueron escritas por Algora y Enrique Moreno, batería del grupo, que se confirma como un talento a seguir de cerca. Tampoco le andan muy a la zaga “Tres años”, “La canción de los Critters”  (Siempre tendré dudas si he de elegir ventana o balcón / Siempre tendré dudas si he de decir a quién quiero yo) y “No me importa robar”, con un tempo heredero del dream pop, otra cosa que no les conocíamos.

Por encima de todo, “Costabravismo” es un disco que no se toma a si mismo muy en serio, y por momentos parece la enésima gamberrada de un bromista empedernido, que es lo que dicen algunos de sus amigos que era Sergio Algora, y es al mismo tiempo la despedida de Dani Garuz, compañero marciano de Algora en la composición, ya que unos meses después dejaría La Costa Brava para ir en solitario con su proyecto, DA.

Compartir

Otros Discos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *