foto del grupo Condenados a Luchar

El valor de algunos discos reside en ocasiones, sobre todo, en lo que tienen de documento de una época, registro de un estilo. Es éste precisamente el caso, no sólo de “Condenados a Luchar” (Discos Suicidas, 1986) sino de otros álbumes editados por la misma época como "Skalherria Punk" (Discos Suicidas, 1986), "Kortatu, Cicatriz, Jotakie y Kontuz Hi!" (Soñua, 1985) e incluso el “Zona especial Norte” (Spansuls, 1984). Todos ellos fueron trabajos compartidos por varias de las bandas que empezaban por entonces a conformar el panorama del que vino a denominarse Rock Radical Vasco, de los primeros años 80. Trascienden el mero recopilatorio, porque más que selección de los mejores temas de las bandas en cuestión, son en realidad, bautismos de fuego, presentaciones en sociedad, de estos grupos.

“Condenados a Luchar” peca, sin embargo, como alguno de los otros arriba mencionados, de serias deficiencias en la calidad del sonido. No muestra por tanto a las bandas en su mejor versión, pero no por ello dejaron de ser entonces, y ahora, pasadas unas cuantas décadas, discos que cualquier amante del punk, hardcore estatal sabe apreciar en su justa medida.

La banda que abre el disco es Danba, que contribuye con tres buenos temas, de títulos y letras de lo más pesimista, y con cierta variedad estilística, premonitora de la amplitud de miras del grupo, que años más tarde le haría evolucionar a posiciones alejadas del estricto punk. “Sucio progreso” es un ska más que interesante, roto tan sólo en el momento del estribillo, donde estalla y acelera. La trompeta, verdadera maestra de ceremonias, marca el ritmo. El desencanto social de “Sin un puto duro” viene marcado por el acelere del vocalista, que no ahorra esfuerzos en mantener la tensión. “Somos presos”, canto contra el secuestro policial, mucho más a tono con el resto del disco, se sitúa en el lado hardcore de la banda.

Los cuatro temas de BAP!!, la banda de Anduain, son principalmente hardcore, con presencia apabullante de guitarras. “Tortura no” tiene un tono siniestro, y se encarga de repartir más palos a la tortura policial. Como “Euskal polizia”, un tema cantado en euskera, que sonando como The Adicts en su comienzo, desparrama de forma trepidante con efluvios a Chaos UK o Subhumans, para terminar con un txistu. “Palabras de engaño” es más hardcore con batería algo más intrépida en el comienzo. La voz es un auténtico rugido que no tiene problemas en romperse cuando no llega al ritmo que impone el tema.

De los dos temas de Ultimatum, quizás sea “Sacrilegio” el más destacado. Tiene algo de versión aceleradísima de Parálisis Permanente o los propio Eskorbuto. Prepárate para toda una excursión en plan túnel del terror por cementerios e iglesias.

M.C.D. quedaron bastante decepcionados con el resultado de su contribución para este disco. La discográfica consideró que con sus compañeros de viaje en este disco, su ritmo era demasiado lento. La solución adoptada, la de adulterar la velocidad original de las canciones, las malogró. Aún así, resulta interesante la revisión hecha por M.C.D. de la versión de los Sex Pistols de “Steppin’ Stone” de los Monkees rebautizada como “No hay libertad de expresión”. “Squatters” y “No más punkies muertos” siguen siendo buenos temas incluso en condiciones tan adversas.

La banda de Pamplona, Porkería T, también acomete un punk-rock interesante. De lo mejor del disco a pesar del sonido.

Se cierra el álbum con los dos temas de Zer Bizio?. Trompeta que aparece de forma anárquica. Ritmo intenso, mantenido además con la presencia de coros.

Compartir

1 2

Otros Discos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies propias para facilitar tu navegación y una atención personalizada gracias a la información estadística que obtenemos tras analizar hábitos de navegación. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí

ACEPTAR
Aviso de cookies