portada del disco ¡Como Está el Servicio... de Señoras!

Y el largo no se hizo demasiado esperar, saliendo una versión promocional sin los dos primeros temas, por otra parte pertenecientes a su primer sencillo. Este citado disco promocional traía también las letras de las canciones y una hoja escrita a máquina por Pedro Almódovar. De esto último, el buen coleccionista quizás lo supiera apreciar en su momento, o ahora, vista la posición de nuestro afamado director. En cuanto a lo primero, y teniendo en cuenta la conocida y atropellada verborrea del bueno de Pedro, todos lo debieron agradecer.

Es cierto que la música no es la prioridad de la propuesta, evidentemente nunca puede serlo de una banda que pulsaba el play para iniciar sus performances, pero desde luego la condiciona, para bien o para mal, en cada uno de los temas. Aparte de que sin esta las letras no tendrían espacio por el que deambular, a veces no son tan ingeniosas y provocativas como se las presupone ("Monja, jamón", "Safari"), y ahí es donde adquiere mayor notoriedad.

Tanto "Gran ganga" como "Suck it to me" ya habían dado pistas de lo que el dúo, con la inestimable ayuda musical pertinente, era capaz de idear, sobre todo la primera de ellas. Pero cuando uno llega al tercer tema, constata que se ha quedado corto en sus previsiones. "Satana S.A." es una de esas canciones  discotequeras que no sólo es que aguante bien el envite del tiempo, sino que rebaja a la categoría de nimiedad los sucesivos y recientes intentos de emulación de algo que, entonces surgía natural, y ahora algo forzado, al menos aparentemente.

Con "Moquito a moco" se atreven con una ranchera, embadurnada como siempre de ese barniz kistch tan indeleble. "Susan get down", sencillo que sirvió como aperitivo del disco, es también un tema disco bastante destacado.

Cambiando de aires, tanto "Rock de la farmacia" como "Me voy a Usera" se apoyan en ritmos heavy o hard rock para tratar las drogas desde una posición, como no, yonkarra.

Es en "Máquinas de Nueva York" donde más se nota la mano del líder de los Zombies, conformando un destacable tema futurista repleto de ruiditos electrónicos que si no fuera porque en él las perras del hiperespacio se despachan bien a gusto, podría ser atribuído a los mismísimos Aviador Dro.

Y si antes era heavy, ahora es pop. "Voy a ser mamá", consigue, al igual que había ocurrido con "Satana S.A.", aunar unas de las letras más inspiradas y mordaces con un ritmo que se le ajusta como anillo al dedo para conformar uno de los temas más destacables y recordados de La Movida más petarda.

Compartir

Otros Discos

Add Comment Register



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>