portada del disco Commando

En principio, por contrato, el tercer LP de Commando 9mm tenía que salir el Fonomusic, via su sección La General, que era la que lidiaba con los sonidos más duros. Sin embargo, el hombre de confianza de la banda dentro del sello, Rocky, lo dejó y los madrileños se las tuvieron que ver con personal acostumbrado a trabajar con música situada en las antípodas del punk-rock. Es por ello que el grupo termina por romper con la compañía y decide trabajar en Tirana, el sello de Ignacio García Cubillos -Pito- y su mujer Ana Díaz. Ambos convencen a Commando 9mm para que editen la maqueta que habían grabado en los estudios Feedback de Miguel Ángel Caballero entre diciembre de 1988 y enero de 1989 en forma de LP. Para el proceso definitivo, la banda vuelve a Kirios, donde ya hubieran grabado el disco anterior "Únete Al Commando" (La General / Fonomusic, 1987), y trabajan con la producción de Fredy Valbuena y Luis Miguelez (Alaska y Dinarama).

El disco salió con la portada diseñada por Manolo y Josechu Dávila, y presenta a los miembros del grupo metamorfoseados en héroes de tebeo americano. Presenta ciertas similitudes con la de "Las Nuevas Aventuras" (La General / Fonomusic, 1989), el disco de Masters TDeK, la reconversión de TDeK a los sonidos hip-hop.

El problema del disco fue que poco después de su edición, Tirana fue absorbida por CBS que poco o nada quiso hacer por distribuirlo. La compañía, con objeto de ahorrarse el pago de derechos de autor, prefirió destruir las copias que tenía por vender. Además obligó al grupo a firmar el disco como Commando exclusivamente, eliminando así cualquier posible problema con las connotaciones políticas que podría traer la munición citada.

El comienzo sigue canónicamente las pautas marcadas en trabajos anteriores basadas en contundencia en la música y melodías vocales en los estribillos irresistibles. Por semejantes derroteros evoluciona "Camino hacia la ruina", el primer corte.

Con "Perdiendo el tiempo" las cosas siguen por el estilo, aunque los problemas de soledad de Manolo, acompañado a las voces por Pollo en los estribillos al llegar el verano y quedarse solo, resultan de poca contundecia, casi infantiles. El final, a modo casi de jota-charanga, con la amenaza de dejarlo todo e irse a los San Fermines no contribuye a hacerlo más duro. Un piano queda casi desnudo en las estribaciones del fin del tema.

La presencia de ese piano, que pudiera chocar a los puristas de los sonidos más ásperos, no es una anécdota. Vuelve a arropar temas como "Quién eres tú", "Esta noche"... y no hace sino confirmar que muchos de los momentos del disco, aunque impecablemente grabados, resultan excesivamente limpios para la "catadura" musical que se le supone a Commando. Aún así, el grupo no parece perder oportunidad para experimentar con detalles novedosos, como cuando es Pollo el que se encarga de las voces principales de "Law Man", el tema en inglés que cierra el álbum, y en "¿Quién eres tú?". Asimismo en "Esta noche" combinan la voz de Manolo para las estrofas iniciales, las partes más lentas de la canción, dejando el resto para Pollo.

La versión de Formula V, "Eva María", firmada por Brasi con paternal dedicatoria, acelera un poco los tiempos. Sospecho que es precisamente ahí donde radica la gracia de una versión a modo reprise de una canción tan de guateque. La fiera se despierta, sin embargo, con "Cuidado con los lunes", con el chirriar de guitarras de comienzo que también escuchas en temas de los británicos The Adicts. Quizás sea mi candidato a tema estrella del disco.

Durezas también son las que hay en los dos temas dedicadas a chicas: "Annie, Annie" y "Chica medicinal". En la lista particular de canciones de Commando 9mm de este género, quizás sea esta última de las más duras. En "Amigo Jack", me parece ver algo de la gimnasia de salida nocturna que pudiera tener "Suena bang" en su primer LP. En este posible canto al amigo bourbon, es la batería la que se encarga de marcar el ritmo implacable.

Por las mismas "N'Gorongoro", pudiera tener un origen similar a "Soweto", aunque en este caso se advierte algo más de divertimento. De entrada, eso sí, y que me corrijan los expertos, el comienzo me suena al "I wanna live" de los Ramones, y ojo que se trata de uno de los arranques más contundentes de los americanos. Luego ya la batería se encarga de dejar hueco sincopadamente a los estribillos de Manolo. La letra no es de gran calado, vale, pero el caso es que la canción termina por enganchar.

Se cierra el disco con "Law man", tema en inglés que canta Pollo.

Quizás pueda pasar por el disco más flojo del disco pero aun así resulta complicado no encontrar cosas interesantes en los trabajos de los madrileños.

Compartir

1 2

Otros Discos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies propias para facilitar tu navegación y una atención personalizada gracias a la información estadística que obtenemos tras analizar hábitos de navegación. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí

ACEPTAR
Aviso de cookies