portada del disco Cecilia

Cecilia coge su guitarra y se sienta ante un micrófono para fustigar una España anacrónica de mujeres de pata quebrada metidas en su casa, de misa los domingos a las doce, de heridas de guerra mal cerradas y de hipocresía, mucha hipocresía. No es de extrañar, por tanto, que este LP volviera del revés los domesticados oídos españoles y sus aparejadas conciencias. No se  trataba, en esta ocasión, de airados intelectuales barbudos, ni de hijos de clase obrera. Lo verdaderamente escandaloso es que se trataba de una hija de familia bien la que emprendía esta espacial cruzada incruenta contra la garrulería emocional imperante en los hogares y contra una idiosincrasia franquista que hacia aguas, porque la juventud le había vuelto definitivamente su espalda. Musicalmente el disco es irregular y un tanto indefinido. Canciones en español e inglés, envoltorios orquestales excesivamente ampulosos y diferencias cualitativas importantes entre unos temas y otros; sin embargo, el oyente queda aplastado por la sinceridad y la fuerza que rezuman cada una de las composiciones.

En esta docena de canciones, tesoros; unas veces visibles, y otras, escondidos. Temas como “Al son del clarín”, que no es otra cosa que el son del dinero que a todos hace bailar. “Dama, dama”, constituye un palo a las aristocráticas señoras y sus engañosas costumbres. “Fui”, un grito de rebelión contra la conversión en objeto de la mujer, “Fauna” una mordaz crítica con toques de jazz a ese vicio nacional llamado cotilleo o “Llora”, un lamento por una mujer rota de soledad a la que llueve desde dentro, en palabras de la autora.

Recomiendo escuchar este LP completo más de una vez, pero como tengo que escoger tres temas me quedo con “Fui”, que en principio fue promocionada como canción estrella para ser eclipsada posteriormente por otros temas y “Nada de nada”, el tema mas bello y autobiográfico contenido en este álbum. Como tercero no voy a elegir una de las grandes canciones de esta primera entrega de Cecilia, sino “Portraits and pictures”, un tema que le sirvió para ser descubierta en una actuación en la discoteca madrileña JJ,  en la que hacia coros para los Canarios y cuando se presentaba la ocasión colocaba alguna pieza en solitario. También puedes escuchar “Dama, dama” en la referencia correspondiente al single en el que se publicó antes de aparecer como la canción más popular del presente disco. Una última reflexión, si se me permite. Este disco ha cumplido ya treinta y siete años. ¡Qué actuales suenan todavía sus letras y sus músicas!

Compartir

1 2

Otros Discos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies propias para facilitar tu navegación y una atención personalizada gracias a la información estadística que obtenemos tras analizar hábitos de navegación. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí

ACEPTAR
Aviso de cookies