portada del disco Casiotone Sessions

Para su debut discográfico Mutagénicos concibieron lo que vinieron a llamar un homenaje al Casiotone CT-310. Contaban en el texto que acompañaba al CD que todo tuvo un origen eclesiástico porque el teclado en cuestión había sido un regalo de comunión que le hicieron a Pablo Carantigua sus padres.

Grabado con David Garrido en el Biribay Jazz Club de Logroño, los riojanos dan muestra de su querencia por los temas instrumentales (de los 6 que trae el disco, la mitad lo son), en los que el teclado campa a sus anchas.

Asimismo se muestran como depurados ejecutores de ese garage canalla con voz gamberra con el que desgranan temas como "El loco del garage" que "compra disco de los de antes porque no le gustan los de ahora". Se ponen en la órbita de The Moonstones, Las Aspiradoras o Los Espeluzznantes.

La intensidad no hace sino incrementarse con "El topo", el tema con el que cierran el disco, donde los guitarrazos se alían con la electricidad de fondo del órgano.

Compartir

Otros Discos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies propias para facilitar tu navegación y una atención personalizada gracias a la información estadística que obtenemos tras analizar hábitos de navegación. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí

ACEPTAR
Aviso de cookies