portada del disco Canciones Para Normales y Mero Dementes

Tras el buen nivel de ventas de su directo en la cárcel de Carabanchel “Siempre Hay una Historia” (DRO,1999), Rosendo se lanza a por un sonido más oscuro y denso que para sorpresa de muchos tuvo una buena acogida.

Lo cierto es que el disco no está nada mal, Rosendo se adapta bien a las guitarras crudas y crujientes de “Sire” o “La fauna”, se acelera lo justo  -cosa que también sorprende-  y nos regala un disco lleno de medios tiempos que, y esto también es cierto, quizá necesite más de una escucha para terminar de cogerle el punto. En temas como “No son gigantes” o “Sursum corda” el madrileño cumple bien con oficio y aplomo; y cuando se acelera lo hace casi de forma contenida sin desbarrar demasiado, quizá en el cierre del disco “Así nos va” con sus constantes cambios rítmicos.

Como contrapunto dos llamémoslas rarezas: el cambio completo de registro a las guitarras limpias en un tema muy touchy que diría un americano, y como casi siempre tenemos el punto reggae que corre a cargo de “El alma se colma” en la que por cierto su hijo Rodrigo Mercado pone la letra.

Quizá no sea el mejor disco para acercarse a la figura del artista de Carabanchel, pero sí que es un trabajo que merece la pena escuchar seas fan o no, quizá más incluso si eres de los acérrimos.

Compartir

1 2

Otros Discos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies propias para facilitar tu navegación y una atención personalizada gracias a la información estadística que obtenemos tras analizar hábitos de navegación. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí

ACEPTAR
Aviso de cookies