msc biochemistry resume samples order cheap essay on founding fathers people and modern technology college essay naukri resume writing services review network engineer resume summary of qualifications pay to get classic english literature cv
portada del disco Bumerán, Bumerán

Para qué cambiar cuando las cosas funcionan. Marco Maril mantiene los esquemas de “En la Hora Azul” (Jabalina, 2003), vuelve a grabar en los estudios Abrigueiro con Arturo Vaquero –Humanoid- y a dejar el diseño en las manos expertas de Javier Aramburu.

En su debut en largo Marco nos entrega diez canciones de pop electrónico sin urgencias, reposado y relajante, nostálgico e íntimo que nos llena de una tristeza agridulce que se queda para siempre en nuestro interior.

En cortes como “Pablo mienteParade está muy cerca, una atmósfera cálida cargada de minimalismo elegante en la que el autoengaño y el dolor se dan de bruces con la realidad. La dulzura inunda “Cielo”, un corte realmente brillante en el que marco está arropado por los coros etéreos de Carmen Humanoid.

Más que de electrónica naïf tenemos que hablar de una instrumentación sencilla pero efectiva que por momentos se acerca al minimalismo más exquisito y en otros a un lo-fi efectivo. Nos encontramos con composiciones desnudas y preciosistas como “El aire de nuestra galaxia” –una declaración de amor realmente emotiva... “En silencio, muy despacio, regreso al día abrazado a ti... Yo me hago fuerte, cerca de ti”- o “Lunares rojos y naranjas”.

También merece destacarse la emotividad nostálgica de “Lejos de ti” –“A visitar tu casa volveré y allí por siempre esperaré / que el tiempo rompa y crezcan diamantes / en estos ojos que aún quieren salvarse / lejos de ti”- y la timidez  luminosa de “Moonriver y yo” –con esos guiños a “Desayuno con Diamantes” (Blake Edwards, 1961)-.

En “De viaje sin ti” afronta el recuerdo de una pareja mientras planifica su próximo viaje, con frases tan efectivas como “No creas que te olvido, me imagino siempre contigo”.

Cierra “Mapa”, una autocrítica en voz alta llena de reproches y reflexiones en ocasiones muy duras como ese “Soy un cobarde, no tengo sangre, para enfrentarme, para escaparme”, que se queda grabado a fuego lento en nuestras carnes.

Compartir

Otros Discos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies propias para facilitar tu navegación y una atención personalizada gracias a la información estadística que obtenemos tras analizar hábitos de navegación. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí

ACEPTAR
Aviso de cookies