portada del disco Buena Disposición

Con "Buena Disposición" (Hispavox, 1982) se mantienen los esquemas de su brillante debut, guitarras entusiastas con una sofisticación sutil generando atmósferas urgentes y luminosas. Uno vuelve a escucharlo y se da cuenta de lo bien que han envejecido las canciones, de lo actuales que siguen sonando a pesar del tiempo transcurrido. La nueva ola inglesa continúa en la recámara y la inspiración en las mentes de los componentes de la banda. La presencia de Antonio en las labores compositivas aumenta con respecto a “Nacha Pop”  (Hispavox, 1980), de hecho, en ese sentido podemos decir que se trata de un disco muy de Antonio, ya que su mano es fácilmente reconocible en temas como “Reflejo de ti”, “Tragaluz” o “Atrás”. Nacho también da lo mejor de sí, con buenas interpretaciones como “No necesitas más” o “Buque que no llega”, pero no logra alcanzar a su primo.

Este es el último trabajo que entregan para Hispavox, a partir de este momento firman con DRO, con la que lanzan “Más Números, Otras Letras” (DRO, 1983), un disco que baja el listón puesto por sus dos primeros largos, aunque posee grandes composiciones como “Enganchado a una señal de bus” o “Luz de cruce”. Si para su debut contaron con Teddy Bautista a la producción, en esta ocasión son ellos mismos los encargados de tales labores.

No necesitas más” comienza con energía, entusiasmo y desenfado, trayendo consigo aires cosmopolitas y brillantes arreglos. Un inicio fulgurante que se prolonga con “Reflejo de ti”,  toda una demostración de cómo se hace una buena canción; el comienzo tiene un aire siniestro, marcado por la batería de Ñete que nos recuerda a grupos post-punk de principios de los 80, y la letra lo mantiene haciéndonos dudar entre realidad e irrealidad -“Solo ante el espejo no sé lo que veo / altos edificios sin luz / sombras de gigantes en bosques perdidos / fotos que guarde en mi baúl”- pero la interpretación de Antonio pone luz a las sombras. La intensidad como forma de vida

Juego sucio” y “Tragaluz” son dos brillantes composiciones de Antonio, con unos fantásticos arreglos de cuerda, ojo a las líneas de bajo. “Buque que no llega” es junto a “No necesitas más” la mejor aportación de Nacho al disco y una de las mejores composiciones que ha hecho nunca, “…y es que nunca podrás regresar / no hay confusión ya no existe emoción / solo tiempo para recordar”, con la emoción y la intensidad satinadas por sinuosas guitarras.

Que hiciste conmigo anoche” es un ejercicio de rock & roll clásico que se pierde en desarrollos repetitivos y una mala producción. El brillo lo ponen “Alta tensión” y “Atrás”, dos de los mejores cortes del álbum. La primera es la electricidad bien entendida y la segunda, la intensidad y la melancolía convertidas en canción, afilados acordes para recordándonos que “su amigo se ha echado atrás”.Brillo perdido” trae el blues antes del clasicismo roquero deDía tras día”, corte intenso que pone el punto final a uno de los mejores trabajos de la banda.

Compartir

Otros Discos

Comentarios

foto del usuario José Florido Colorado
José Florido Colorado
11 enero, 2011 at 13:12

Este disco es una absoluta y total maravilla de principio a fin.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies propias para facilitar tu navegación y una atención personalizada gracias a la información estadística que obtenemos tras analizar hábitos de navegación. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí

ACEPTAR
Aviso de cookies