Warning: Declaration of TGM_Bulk_Installer_Skin::before() should be compatible with Bulk_Upgrader_Skin::before($title = '') in /home/lafonote/public_html/wp-content/themes/muse/backend/classes/class-plugins.php on line 1899

Warning: Declaration of TGM_Bulk_Installer_Skin::after() should be compatible with Bulk_Upgrader_Skin::after($title = '') in /home/lafonote/public_html/wp-content/themes/muse/backend/classes/class-plugins.php on line 1899

Warning: Parameter 1 to wp_default_scripts() expected to be a reference, value given in /home/lafonote/public_html/wp-includes/plugin.php on line 601
LaFonoteca, Disco: Bocas, página 2
portada del disco Bocas

Grabado en los estudios de Ángel Kataraín de Azkárate (Navarra), con la colaboración de Jonan Ordorika. Jokin, antiguo guitarra de M.C.D. y que ya había colaborado con la banda en diseño de portadas y demás, sustituye a Txarly en la guitarra.

Esquivos siempre a responder sin perder el tono burlesco, lo más explícito que aportó a la banda acerca del título de este disco fue: “Somos unos bocas: lo único que hacemos es decir cosas. No hacemos nunca nada, no cogemos una pipa, no participamos en ningún foro mundial contra nada, no estamos en ninguna parte más que pegando gritos... Sólo estamos cantando tonterías: bocas”.

Incluye una de las maquetas previas al “Y Ahora Qué?” (Soñua, 1983) la del "Banco Vaticano" (1982) que con un sonido a lo “The house of the rising sun” de los Animals, que poco o nada tiene que ver con el resto de las composiciones del álbum. Válido como documento sonoro de la prehistoria del grupo.

Para una banda en la que los coros son pieza clave del armazón de muchas de las canciones, un poco en sintonía con grupos como Cockney Rejects o Toy Dolls, llama la atención, en este caso, lo diferente que suenan con respecto a otros trabajos. Sin duda, el cambio en la formación, con la salida de Txarly, tuvo que notarse de alguna forma. Y puestos a extrañar este detalle, comienza mal la cosa con el mismo corte que inicia el disco, “Malajo”, en el que además la voz cantante no parece en su mejor estado de forma. Canción floja. La cosa se endereza considerablemente con el tono siniestro del hardcore al que se lanza La Polla con “Tan harto”. Críticas al ojo que todo lo ve desde arriba en uno de los mejores cortes del comienzo.

Guiño a los Clash con el tema de la gaseosa. Rock and roll con guitarras a la manera de los ingleses con un registro vocal de Evaristo que recuerda al Loquillo más crooner.

Tras la denuncia a la violencia de género de “La humillación”, corte que cuesta identificar con el sonido de La Polla, quizás el mejor tema del disco: “No quiero ser un Rolling Stone”. Dinámica y con aires de sus mejores clásicos, Evaristo, nos tranquiliza ante cualquier sospecha que su edad y curriculum dilatado pudiera generarnos (“basta ya, ya no lo aguanto más / por favor en dónde hay que firmar / no seré un viejo loco con aspecto juvenil / aguantando la postura porque... / no quiero ser un Rolling Stone”). Como anécdota, indicar que, casualidad o no, en una entrevista que el grupo concedió al periódico musical El Tubo por el año 1996 tras la edición de “Carne Para la Picadora” (GOR, 1996), el periodista les denominó, por lo extenso de composiciones propias, como “los Stones de Euskal Herria”, lo que provocó las risas y abucheos de los de Salvatierra.

El buen tono continúa con el palo al Tío Sam en la clase de inglés básico que proponen en “Fucking USA”. El grupo asegura que el tema se escribió antes de los sucesos del 11 de Septiembre.

Son dos las canciones que La Polla incluye en este disco que no están escritas en castellano. Una es “¿E que pasou?”, en gallego, en la que se denuncia el terrorismo patronal que suponen los accidentes laborales. No está mal. La otra, es “Oi-Oi!” y supone la segunda incursión en el euskera de los de Salvatierra. La elección de la lengua en este caso no es casual, ya que el tema tiene su controversia. La letra habla de un “vasco prehistórico” al que se le arrebataron las tierras tiempo ha, que clama que no es español, y que ni torturas, ni prohibiciones del euskera, ni decapitaciones a los “cabezas duras”, ni "cuarenta años del Cara al Sol” van a conseguir cambiar eso. Preguntados al respecto de la canción, no terminan de aclarar si se trata de una letra política o escrita desde la más fina ironía. Ante lo que parece un respetable cambio de opinión con respecto a lo que el grupo manifestaba en sus comienzos, hay que indicar la aparente ambivalencia del propio Evaristo en estas cuestiones. Lector de Gara (al que, buscando quizás escandalizar a lector y entrevistador, definió como el periódico de ETA) y votante confeso en su momento de las opciones electorales nacionalistas, reconoce sin problema cierta incapacidad con el euskera: “mis críos se han dado cuenta. En cuanto el pequeño cumplió tres años me empezó a hablar en castellano porque en euskera no teníamos ni conversación”.

Batallitas del abuelo” es de lo mejor del disco. La Polla impartiendo doctrina, contando sus experiencias de trinchera. Nada cambia, el tiempo pasa y los espíritus rebeldes se autoeliminan: “más velocidad anfetamina y alcohol que nos vamos a matar / los cojones por delante vamos a ninguna parte / no hay justicia en esta vida, prueba un poco de heroína / destruyamos el cerebro con pastillas de diseño / ya no hay nada en lo que creer ponte ciego y diviértete / nuevas drogas nueva ropa nueva música moderna / sé tú mismo sin cadenas púdrete en la discoteca”. “Noche inquieta” también es interesante. En ella se lanzan al relato de una noche de tráfico marítimo de drogas, sonando en su vertiente más Barricada.

Los tres temas siguientes encadenan una línea melódica de guitarras metálicas y fondos hardcore con las propuestas más corrosivas de un incendiario Evaristo: “esta mierda tiene que cambiar / los que mueren ya no pueden más la anarquía tiene que llegar / la violencia nos ayudará los que matan se acojonarán” dice en “Hoy haré la revolución”, para terminar, irónico con “Hoy haré la revolución en mi coche nuevo”. O en “Clo(w)n”: “eras consumidor y ahora eres producto / un viejo sueño facha hecho realidad”. Y para terminar esta tripleta “Punk”: “soy el que quiere gritar que tu sistema no tiene piedad / soy el gusano que va hacia el cadáver de tu sociedad / soy el que entrará dentro de tu ataud / que nunca tuvo nombre y nunca tuvo cara / el que toda tu vida vivió en tus pesadillas / voy a colarme en tu hogar por las rendijas de tu bienestar / soy el que viene a matar tu tontería y tu falsa moral”.

El punto final del disco lo ponen dos intentos fallidos. Si Siniestro Total decían cantar por ti, La Polla se debate entre hacerlo o no por lo mal que está la cosa (“Alegría navarra”), mientras que “Sardina” no pasa de un divertimento sin mucha gracia a costa de todas las dolencias que puede ocasionar la canción del verano.

Compartir

1 2 3 4

Otros Discos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies propias para facilitar tu navegación y una atención personalizada gracias a la información estadística que obtenemos tras analizar hábitos de navegación. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí

ACEPTAR
Aviso de cookies