portada del disco Binilo Bala

Primer disco tras el cambio de bajista. La salida de Javi Álvarez es cubierta por Alfonso Herrero. Portada pugilística en recuerdo de Urtain, el boxeador vasco, al que, al igual que al padre de Roberto, está dedicado el disco. También se incluye dedicatoria expresa en la carpeta a la memoria del grupo Eskorbuto, grupo amigo de Zarama.

Colaboraciones en la composición de Joseba Egiguren (“Zorrik ez”), Andrés Abuin (“Zorrik ez” y “Kaia Barrenian”) y de Xabier Euskitze (“Millio bat dolar”). César Ibarretxe y Jean Phocas ofician de técnicos de sonido, aunque la producción parece ser obra de Tontxu, el guitarrista. 

Este detalle quizás explique que la tónica general del disco se aproxime, por primera vez en la carrera del grupo, al rock duro. De hecho, la combinación con los teclados de Joseba, se puede llegar a establecer conexiones con rock sinfónico. "Zorriz Ez" y "Kaia barrenian" son ejemplos de eso.

La voz de Roberto adquiere un registro algo más chillón, de grupo heavy. Composiciones de hasta cinco minutos de duración (“Rock & Roll Marruma”, “Kaia Barrenian”, “Txatxo” y “Urtain”). En el caso de las dos primeras, los dos en la primera cara, se hacen demasiado pesadas; demasiada carga de rock duro.

El comienzo, "Kostako bidea" ("Viaje por la costa"), es poderoso y rockero. Las teclas, en este caso, hacen recordar quizás a los Stranglers, que desde luego estaban dentro de la órbita de posibles gustos de la banda, como lo demuestra su referencia a los mismos en “Idoloak hil” (“Mata a tus ídolos”) del disco anterior “Sexkalextrik” (Elkar, 1991). Pero los virtuosismos de las guitarras la colocan en ese plan de hard- rock. El tema se refiere al disfrute en los viajes del grupo en la furgoneta. En concreto aquí es un hipotético viaje por la costa hacia San Juan de Luz.

La segunda cara empieza de forma desconcertante con respecto a lo oído en la primera. Por un lado el tema más pop, y quizás el más fresco, “Gaueko buruko mina”. Se distingue en el mismo una guitarra con aires a Los Secretos. Trata de los esbozos de conversaciones que los integrantes de la banda intentan bajo el ruido de la propia actuación. Y luego el casi acústico “Txatxo”, versión del “Chacho” de Los Berrones, banda asturiana, amiga de Zarama. Es cuestión de gustos, pero la historia del pobre retrasado en un pueblo no engancha por igual a todos los públicos.

Las teclas en el caso de "Errespetatu" son directamente de piano. Asistimos incluso a un solo del mismo. "Larruz Iarru" con parámetros similares resulta sin embargo más enérgico que los anteriores.

El telón cae con el tema sobre Urtain. Es de los más sentidos, casi un lamento. Termina con la voz del personaje en grabación antigua con el piano de fondo.

Disco resultado de la rendición del grupo a un despliegue de fuerza de guitarras y teclas. Se dejan llevar por cuestiones de arreglos y producción que quizás nunca preocuparon antes. Una pena.

Compartir

1 2

Otros Discos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies propias para facilitar tu navegación y una atención personalizada gracias a la información estadística que obtenemos tras analizar hábitos de navegación. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí

ACEPTAR
Aviso de cookies